24por7
Rudy DC

Cada jugador lo ve de una manera diferente. Y no siempre se puede explicar de manera racional. “Es extraño. Pensándolo desde un punto de vista científico o lógico te diría que el factor cancha no tendría nada que ver en el baloncesto”, afirma un Jaycee Carroll que tras dos años viviendo la magia del CID, empieza a pensar que jugar en casa es un plus, según recoge Daniel Barranquero en acb. “La afición en cualquier deporte es importante y en Gran Canaria tenemos una pista buenísima que siempre nos apoya. Se dirá que clima, horario o viajes, pero lo más importante es la afición, que nos da un plus. Es eso de jugar con un poco más de energía y entusiasmos en casa lo que acaba pesando en el factor cancha”.

Como suele ser habitual durante muchos partidos de la temporada, el nombre del primer cuarto por parte madridista fue el de Tavares. El pivot merengue fue el encargado de sembrar el terror entre los jugadores vascos y, además, gracias a sus 8 puntos anotados se convertía en el foco anotador del Real Madrid. A pesar de ello, el acierto de Timma en el triple hacía que los de Vitoria se marcharan por delante al primer parón (17-19, min.10), según recoge Rubén Gómez en defensacentral.

El segundo cuarto tuvo varias fases. Una primera en la que el Madrid no estuvo bien y se descentró. Los triples no le entraban y, además, el concierto de silbato de los colegiados terminaba en una técnica para Rudy. El Baskonia llegó a coger siete puntos de ventaja (30-37, min.17), sin embargo, un arreón final de los blancos, con una gran canasta de Doncic sobre la bocina permitían al Madrid llegar con el marcador igualado al descanso (39-39, min.20).

El tercer cuarto tuvo dos caras en el Real Madrid. La primera, con igualdad. Nadie se escapaba en el marcador. Sin embargo, los de Laso tuvieron un final de cuarto nefasto y con un parcial de 2-12 en contra los vascos se marchaban a la entrada del último cuarto con ventaja (58-67, min.30).

El Real Madrid se vio con el agua al cuello en el arranque del último periodo y eso se notó. Laso decidió tirar de la vieja guardia, con Llull, Carroll, Rudy, Reyes y Ayón al frente para subir la intensidad defensiva. El efecto fue positivo porque el conjunto blanco se volvió a meter de lleno en el partido tras un arreón ofensivo (70-72, min.35). El Madrid había conseguido lo más difícil, meterse en el partido, sin embargo, no fue hasta el minuto 38 cuando logró volver a ponerse por delante en el marcador gracias a un triple de Taylor (81-79).

A pesar de que la dinámica era positiva, lo cierto es que los de Laso se atascaron de forma repentina y cometieron algunos errores graves. El técnico también patinó manteniendo tanto tiempo en la pista a un Ayón que no estaba marcando ninguna diferencia, es más, el mexicano falló dos tiros libres cuando el Madrid estaba dos abajo. Al final, el Madrid perdió el primer partido de la final y se dejó el factor cancha. El viernes, segundo asalto con muchas cosas por mejorar.

VÍDEO DESTACADO: Este robot jugador de baloncesto derrotó a profesionales en un desafío de tiros libres