24por7
La gallega Olalla Domínguez, madre de los 3 hijos de Fernando Torres. EP

Cuando las voces más críticas comenzaban a aflorar y la sombra de su final en el Atlético se cenía sobre él, Fernando Torres (32) lo volvió a hacer.

El madrileño se rebeló una vez más contra sus 'haters' y demostró este 12 de febrero de 2017, de chilena y contra el Celta de Vigo en Liga, que es el delantero titular del equipo de su vida.

Detrás de esta particular 'resurrección' se erige la figura de la mujer de su vida.

Ella no es otra que Olalla Domínguez, madre de los 3 hijos de El Niño. Nacida en Santiago de Compostela hace 32 años, esta discreta gallega ha sido siempre el mayor apoyo del goleador rojiblanco en todas sus aventuras.

Desde Londres hasta Milan, pasando por Liverpool y Madrid.

Su relación es una de las más estables dentro del planeta del balón. Torres y Olalla se conocieron durante un verano de 2002 en Galicia, tierra natal de ella y de los padres del futbolista.

Ambos, junto a su familia, residían en el mismo bloque de apartamentos. En aquel momento, el flechazo fue instantáneo. Desde entonces, su historia de amor no ha hecho más que consolidarse.

Primero en Madrid, lugar en el que su relación comenzó a dar los primeros pasos. Olalla, en aquella época, se dedicó a prepararse como Organizadora de Eventos.

Sin embargo, la marcha de su entonces novio al Liverpool en 2007 trastocó sus planes: decidió estudiar Educación Social por la Universidad a Distancia.

Aunque en Inglaterra era una de las WAGs más seguidas por la prensa británica, Olalla siempre se mantuvo en un segundo plano.

En 2009 nació su primera hija, Nora, en el Hospital Policlínico La Rosaleda de Santiago de Compostela. El mismo año contrajeron matrimonio en una ceremonia íntima en El Escorial (Madrid). Ya en 2010, llegó al mundo Leo, su segundo hijo, en Liverpool.

La familia al completo cambió Liverpool por Londres en enero de 2011. El Chelsea pagó por el delantero 58,8 millones de euros, convirtiéndose así en uno de los traspasos más importantes de la historia del fútbol español. Tras su paso por los Blues, Torres y familia se trasladaron a Milán, donde apenas residieron seis meses. Nunca se llegaron a sentir cómodos allí.

La difícil situación que vivían y la voluntad del Cholo Simeone por traerle de vuelta al Vicente Calderón provocaron que en diciembre de 2014 Fernando arribara de nuevo a su casa. Su presentación, con sus dos hijos de la mano, será un recuerdo imborrable para los 45.000 personas que lo presenciaron en las gradas. Un año después de su llegada a la capital, Torres y Olalla recibieron a Elsa, su tercer retoño.

Desde su vuelta a Madrid, la familia Torres-Dominguez reside en la exclusiva Urbanización de Los Lagos, la más selecta de la zona residencial de La Finca en Pozuelo de Alarcón. La vivienda, una de las más lujosas del complejo, tiene una superficie de 4.000 metros cuadrados, 1.300 edificados, y dispone de cuatro dormitorios, piscina privada, 'jacuzzi', gimnasio, garaje para 10 coches y sala de cine.

Es en la capital donde el jugador colchonero ha vuelto a resurgir para lograr el objetivo de su vida: ganar un título enfundado en la camiseta rojiblanca. Para ello contará, como siempre, con el apoyo de su familia, el motor de su vida