24por7
Leo Messi, ante las pirámides, durante su visita relámpago a Egipto. EG
Ni siquiera cuando le hablé de las puertas secretas, de los monarcas que ordenaron construir las Pirámides o del reinado de Tutankamón. No pude ver ninguna reacción en su cara

El futbolista argentino voló a Egipto el pasado 21 de febrero de 2017 para acudir a un acto promocional contra la hepatitis C.

Además, el jugador culé aprovechó su breve estancia en El Cairo para contemplar las impresionantes pirámides de Giza.

Días después, el ex ministro de Antigüedades egipcio, Zahi Hawass, critica la actitud del propio Messi durante dicho tour turístico.

"Siento decirlo, pero es un mentecato", declaró este domingo el político durante una llamada al programa de una cadena privada egipcia.

Hawass fue el encargado de acompañar a la estrella blaugrana durante la visita a las pirámides.

Tras esta polémica declaración, el ex ministro de Antigüedades explica el porqué de su ataque:

"Lo dije porque cuando estaba hablando con él, su cara era como una piedra. No mostró el mínimo interés en lo que le estaba contando".

"Le acompañé por las Pirámides durante media hora. Le expliqué el monumento. Creo que era importante contarle bien las Pirámides porque tiene millones de seguidores en todo el mundo. Es bueno para Egipto y para el turismo".

Sin embargo, según relata el exministro a El Mundo, parece que Messi no prestó la atención que él requería:

"No creo que tuviera interés alguno. No vi en su cara ningún interés por lo que le estaba diciendo. Ni siquiera cuando le hablé de las puertas secretas, de los monarcas que ordenaron construir las Pirámides o del reinado de Tutankamón. No pude ver ninguna reacción en su cara".

"Fue muy educado pero quizás solo le interesa el fútbol".

Hawass dice no saber el dinero que recibió Messi por la visita, aunque sí desvela que "alguien dijo que le habían dado medio millón de dólares".

Por último, compara la actitud del 10 culé con la de Will Smith cuando éste realizó el mismo tour cultural junto a su familia:

"Nada que ver. Smith es un intelectual. Lee y hace preguntas cada minuto. Conoce la historia de las Pirámides. Estuvimos cenando juntos y durante una hora y media hablamos de antigüedades. Hay una enorme diferencia".