24por7
Vinicius Junior. BC
André Cury está al mando de la negociación: no quieren cometer errores

Mientras el debate en la cantera del Barça sigue abierto tratando de encontrar un hueco a futbolistas de la base para que jueguen en el primer equipo, los ojeadores del club azulgrana hace tiempo que le echaron el ojo a Vinicius Junior, un talento brasileño de 16 años al que los más atrevidos pretenden comparar con Neymar.

Explica Moisés Llorens Seguir este 19 de marzo de 2017 en 'AS' que, los informes recibidos en los despachos de Pep Segura (responsable del fútbol base) son tan buenos que desde el Camp Nou se abrió una ofensiva con el fin de que no se escape su fichaje.

Todos son conscientes de que hasta que no tenga 18 años no podrá recalar en Barcelona, por lo que el trabajo ahora debe pasar de tenerlo todo controlado, sin dejar un cabo suelto.

Formado en las inferiores del Flamengo, el precio a la libertad que se le ha puesto al futbolista es de algo más de 30 millones de euros, una brutalidad. La confianza en su potencial es tal que André Cury, trabajador del Barcelona afincado en Brasil y que se hizo popular por intervenir directamente en el fichaje de Neymar y posteriormente participar en el de Douglas, hizo que cogiera el toro por los cuernos.

Ante el latente interés y la constante amenaza del Real Madrid, Cury se apresuró en adelantar el trabajo y aseguran fuentes cercanas al club culé que la operación está atada, que no cerrada, ya que eso sería delito.

El Barcelona sabe que tendrá que manejar bien las fichas. Por eso utiliza a Neymar para que trate de encandilar al futbolista, que está siendo asesorado, él, su familia y sus agentes, por el Flamengo.

Pese a que la protección es importante, el fluir de las redes sociales tiene su importancia. Así, Neymar y Vinicius han ido intercambiando mensajes de admiración, cosa que desde el club azulgrana se ve de manera muy positiva.

En el Camp Nou saben que el jugador tiene un potencial tremendo y conocen las intenciones del Flamengo de querer ampliarle el contrato que acaba en 2019. Esperar que se vaya gratis suena a utopía, de ahí que Cury, sus influencias en Brasil y la predisposición del Barça deberían hacer buena las charlas mantenidas con el futbolista y su entorno.