24por7
Marc Bartra iba sentado justo al lado de la cristalera marcada con un cículo y resulto herdido en el ataque terrorista contra el autobús del Borussia Dortmund. MB
Puso la bomba con la intención de especular en bolsa ya que es el único equipo que cotiza en bolsa en Alemania

Las autoridades alemanas detuvieron este viernes 20 de abril de 2017 al autor del ataque al autobús del Borussia Dortmund después de que un artefacto situado a escasos metros del vehículo explotara y causara el aplazamiento de la ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Mónaco y la hospitalización del español Marc Bartra debido a los cortes en la mano y la fractura del radio de la mano derecha.

En un primer momento se pensó que se debía a un acto terrorista, pero las dudas se han disipado en las últimas horas después de que el fiscal asegurara que el motivo fue puramente financiero.

Las autoridades han confirmado la detención de Sergej W. en Tubinga, una ciudad a 40 kilómetros de Stuttgart.

"El fiscal federal ha detenido hoy 21 de abril de 2017 a Sergej W., una persona de nacionalidad germano-rusa de 28 años, por los agentes GSG9".

Operó contra el autobús del Borussia Dortmund debido a su plan financiero con las acciones del club alemán y con la intención de especular en bolsa ya que es el único equipo que cotiza en bolsa en Alemania.

La prensa alemana asegura que Sergej pidió días antes un crédito al banco para comprar 15.000 warrants (opciones de compra) sobre las acciones del Dortmund y operar después con ellas y obtener un beneficio que la fiscalía estima en torno a los 3,9 millones de euros.

Se alojó en el mismo hotel que el Dortmund

De hecho, Bild asegura que el autor de los hechos estuvo alojado en el mismo hotel que el equipo el día del encuentro del Champions League. Y en marzo visitó el hotel y reservó una habitación para las fechas de la ida y la vuelta de los cuartos de final porque aún no sabía cuándo se iba a jugar el encuentro en Alemania.

Además, pidió el cambio de habitación nada más llegar al hotel porque la localización le impedía ver el lugar donde después colocó el artefacto. La recepción del hotel accedió y le dio una habitación en el ático.