24por7
El dictador Nicolás Maduro con Maradona. PD

Se le terminado subiendo la cocaína a la cabeza. Diego Armando Maradona fue un futbolista genial, pero lleva años cuesta abajo de culo. Es lo que tiene ser medio tonto y tener una afición desmedida a las drogas, el alcohol y otros vicios (Alfonso Rojo: "Garzón es uno más de esa patulea de sectarios y cretinos que apoyan las torturas de Maduro").

El ex jugador y entrenador argentino debió despertarse con resaca este 7 de agosto de 2017, porque antes de desayunar o chutarse de nuevo, decidió irse al teléfono movil y subir a su cuenta de Facebook un vomitivo mensaje de respaldo a la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela (Carlos Herrera le mete un palo magistral a "euroidiotas" y 'Maduritos' como Garzón que babean con el chavismo).

"Somos chavistas hasta la muerte. Y cuando Maduro ordene, estoy vestido de soldado para una Venezuela libre".

Maradona, a quien Dios dotó para el fútbol pero para nada más y que coicnide en esto con Pablo Iglesias y los de Podemos, dice en su post estar dispuesto "para pelear contra el imperialismo y los que se quieren apoderar de nuestras banderas, que es lo más sagrado que tenemos".

Como siempre que ha ido por Venezuela lo han tratado los chavistas a cuerpo de rey y comparte con la expresidenta Kirchner su proclividad hacia lo peor del Hemisferio americano, ponderó a Chávez, Maduro y la revolución.

"Vivan los venezolanos de pura cepa, no los venezolanos interesados e involucrados con la derecha".

Para concluir el número de circo o quizá porque su estado le impedía teclear y fue ella la que se encargo de hacerlo, adjunto a su firma contiene la de su actual pareja Rocío Oliva, la misma a la que en su última visita a Madrid, en febrero de 2017, sacudió una tunda en la habitación del hotel.

Venezuela, aunque Maradona no se ha enterado todavía, sufre la peste chavista y esta convulsionado por una grave crisis económica, política y social, que ha desatado las protestas diarias de los ciudadanos en contra del régimen de Maduro.

En menos de 4 meses de manifestaciones, los sicarios de Madruro han asesinado a 140 personas y tienen a más de 600 encarradas en sus mazmorras y torturadas a voluntad de sus carceleros (¿A qué espera Baltasar Garzón para pedir una orden de detención internacional contra el dictador Nicolás Maduro?).