24por7
Marco Asesnsio marca de falta al Valencia. RM

Sin Ronaldo, el gol lo tiene que meter Bale, pero Bale no está y Benzema falla como siempre. Asensio apareció para disolver la BBC y para resolver en un partido que nos presenta algo paradójico del Madrid: mucho mediocampo, no tanto control.

Como subraya Hughes . - hughes_hu en 'ABC' este 28 de agosto de 2017, se echó de menos a la defensa titular y recordamos que el Madrid no es el mismo sin Casemiro en la media.

Vamos al inicio. Se recogió la Liga y se ofrecieron las Supercopas al respetable. La clásica advertencia de Luis Aragonés sigue en vigor: celebrar gafa los partidos.

Lo primero a mirar en un equipo es el número de centrocampistas. Cinco sacaba el Madrid, más Benzema, que aparece también en la cornisa del centro del campo. Es el Madrid con más mediocampo desde los años 80. Hay generaciones enteras que no han visto esto. Y además está Asensio. Los más jóvenes llevan su camiseta. Por algo será. Tiene cosas de ungido para completar la seríe: Juanito, Butragueño, Raúl...

Sus goles recuerdan al primer latigazo de Raúl. Raúl pegaba con pillería y con alma, Asensio tiene una caja de efectos en la zurda. En el minuto 9 cogió un balón suelto en la media, avanzó directo con tres toques y la colocó secamente junto al palo, alejada por completo del portero.

El Madrid había empezado bien, con la primera oposición de Kongodbia. El gol desencadenó unos minutos de frenesí en el Bernabéu. La gente quería que la tocase un Asensio en estado de gracia. Jugaba detrás del delantero en un 4-1-4-1. En ese puesto, con un juego más continuo, parece un Dybala.

El caso es que el partido lo fue recomponiendo un Valencia estupendo. La media le plantó cara al Madrid e hizo mucho fútbol por la izquierda. Por allí llegaría el empate: pared de Lato con Gaya, desastre de Carvajal, muy solo, centro al área y llegada de Soler.

El partido se equilibró y en el Madrid se notó la posición de Casemiro. No tanto atrás (aunque aquí fue mejorando) como en el medio. Kondogbia se comía el campo, se comía a Isco. Se le echaba de menos a Casemiro, tan lejos de lo importante. Kroos hacía de sostén, pero eso era volver a la liviandad anterior. El Madrid necesita la viga de Casemiro. Y si no juega Casemiro, han de jugar Kovacic o Llorente.

El Madrid perdía algunos balones. Estaba mal la banda derecha (primera subida de Carvajal en el 37) y se notaba cierta tensión entre sectores de toque y trenzado (un Isco más alejado del área y menos claro) y otros de contra y aceleración. El Madrid se alargaba mucho, a veces casi se rompía. Le faltaba la cohesión que Casemiro da a la media. Pero es que el Valencia jugaba, y mucho. El partido era equilibrado y hermoso.

En el 30 hubo pitos aislados, pero sonoros, para Bale. Se nota que Asensio ocupa su lugar exuberante, zurdo y potente y que eso le hace un poco más marginal. Cambio de banda, nervioso, le dio algún buen balón a Benzema. Los que pitan a Bale olvidan que los goles que no meta Cristiano los tendrá que meter él. El segundo 9 es él. Porque Benzema ya sabemos que aportará otras cosas. Tuvo varias ocasiones y poca suerte: un palo, algún remate, una contra de campo de campo... La sensación es conocida. Benzema nos devolvió a la frustración brillante.

En el descanso, Zidane cambió a Isco por Kovacic. Faltaba un 5 e Isco pierde lejos del área. Isco es Isco en lo alto de un rombo, o de interior con la red de Casemiro.

Casemiro chutó en el 49 desde muy lejos. Más que un chut fue un arreón general. Sacudir. Sin Ramos ni Cristiano es el líder (no solo físico) del equipo. El Madrid apretó. Llegadas de Modric y Asensio. El partido parecía más de febrero que de agosto. Kroos estuvo preciso y ofensivo y el estadio fue cayendo sobre el árbitro.

El Valencia tenía contras claras y ahí apareció Casemiro, que ya añade experiencia al poderío. Tacleó olímpicamente, si sirve la expresión.

Kondogbia perdonó una en el área. El partido estaba abierto, aunque el Madrid lo agarraba más.

Sobre el gol y quien lo ha de meter: Marcelo le dio un gran pase a Bale, que remató picudamente. Los pitidos olvidaban que llegó a ser el mejor cabeceador moderno del Madrid. Poca memoria en un sector de la grada neuronalmente invadido por el periodismo.

Marcelo y Modric se enrabietaron. El Madrid rozaba el asedio a un Valencia con contras valyrias que obligaron a Navas a aparecer. Bale por Lucas, y división en la grada. Extraño. En Bale está el futuro de la temporada.

El Bernabéu estaba entretenido con el árbitro y su equipo ya más épico que controlador. El Valencia se desperezó y marcó el segundo con una jugada de tiralíneas. Centro-banda-centro y llegada de Kondogbia.

El Madrid se fue acercando a sus minutos favoritos (deja vu) y Asensio empató con una falta. Asensio hizo alguna jugada más de crack. Benzema falló con escándalo. La grada entera se llevó las manos en la cabeza. Tambien falló Zaza. El partido acabó enloquecido, pero no estaba Morata, sino Mayoral.

Cuando Cristiano vuelva, el Madrid ya será de Asensio. De los dos.

Real Madrid 2-2 Valencia

  • Real Madrid
    Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Casemiro, Marcelo; Kroos (Borja Mayora, m.82), Modric, Marco Asensio, Isco (Kovacic, m.46); Bale (Lucas Vázquez, m.74) y Benzema.
  • Valencia
    Neto; Montoya (Nacho Vidal, m.75), Murillo, Vezo, Lato (Nacho Gil, m.83); Carlos Soler, Kondogbia, Parejo, Gayá; Rodrigo (Santi Mina, m.88) y Zaza.
  • Goles
    1-0, m.10: Asensio. 1-1, m.18: Soler. 1-2, m.77: Kondogbia. 2-2, m.83: Asensio.
  • Árbitro
    Fernández Borbalán (colegio andaluz). Amonestó a Nacho (54), Casemiro (60) y Carvajal (71) por el Real Madrid; Montoya (49), Parejo (66), Lato (81), Carlos Soler (83) y Zaza (93) por el Valencia.