24por7

El precio es mareante: 200 millones de euros.

Los clubes de toda Europa saben que el Real Madrid volverá a fichar a lo grande el próximo verano y los agentes de los futbolistas se golpean con los codos para colocarse en primera posición.

Los representantes de Harry Kane, que tiene ahora 24 años, aliados comercialmente con el grupo internacional CAA (Creative Artists Agency Sports), han sido los primeros en dar el paso adelante.

Han comunicado a Daniel Levy, presidente el Tottenham, que el delantero inglés quiere marcharse en julio al Real Madrid y le han rogado que no bloquee la operación hasta el final del periodo de mercado, como hizo en los traspasos de Bale y Modric.

Levy necesita dinero para pagar el nuevo estadio de su club, con capacidad para 61.000 espectadores, que cuesta 807 millones.

Los 200 millones serían el alivio que necesita. Sabe que debe traspasarlo este año. Si no lo vende este verano, probablemente no tenga el mismo valor en 2019.

Hay que sacar jugo de su liderato como goleador universal, por encima de Messi y Cristiano. Y quiere percibir el segundo traspaso más caro de la historia del fútbol, tras los 222 que el PSG abonó por Neymar. Es el momento.

Ha lanzado un mensaje indirecto al Real Madrid. Porque el dueño del equipo londinense prefiere traspasarlo a su 'amigo' Florentino Pérez que reforzar a dos enemigos de la Premier, los Manchester de Guardiola y de Mourinho.

Si se confirma, Levy podrá repetir en el futuro, cuando el Real Madrid gane una copa, su frase de los últimos años:

«Felicidades, Florentino, por ese nuevo título que has conseguido con mis jugadores».