24por7
El Deportivo de La Coruña. PD

Tras varias temporadas jugando con fuego, parece que al Deportivo de la Coruña le toca quemarse. Ya son muchos los años salvándose del descenso en las últimas jornadas, con heroicas victorias en estadios como el Camp Nou o el Madrugal, pero esta temporada el equipo se ha metido en un lío del cual será muy difícil salir, sobre todo teniendo en cuenta las soluciones buscadas (nulas). Desde el Portal Legalbet.es nos traen este pequeño análisis.

Los cambios de entrenadores, decisiones erróneas
Primero Pepe Mel hasta la novena jornada, luego Parralo (un entrenador de categorías inferiores), y ahora Seedorf. Los dos últimos sin apenas experiencia en el mundo del fútbol, al cargo de un equipo que tiene como objetivo la salvación en una de las Ligas más competitivas y difíciles del mundo. Sin duda, decisiones erróneas que han llevado al equipo a la situación actual.

La destitución de Parralo podría tener su lógica si se trajera algo que mejorara lo anterior, pero la trayectoria de Seedorf como entrenador (que además no sabe español, idioma predominante en el equipo), es de media temporada en el AC Milan, del cual fue despedido por los malos resultados, y acabó una temporada en el Shenzhen de la Super Liga China, donde tampoco logró los objetivos marcados. De ahí, se fue al paro, y el Deportivo tuvo la brillante idea de recurrir a él.

Resultados muy por debajo de las expectativas
A pesar de que el equipo cuenta con jugadores de renombre, como Lucas Perez, Çolak, Andone, Sidnei, o Bakkali, el rendimiento de todos y cada uno ha estado muy lejos de lo esperado. La defensa ha sido y sigue siendo el principal problema de un equipo que es, actualmente, el más goleado de toda la categoría, con nada menos que 51 goles encajados en 22 partidos. Una media de 2.3 goles recibidos por partido, un dato demoledor que hace prácticamente imposible sumar los tres puntos si a ello le añadimos el escaso bagaje ofensivo.

La portería ha sido y sigue siendo también la asignatura pendiente del club, un puesto que además ni se ha intentado reforzar en el mercado de fichajes de invierno. Los tres porteros del equipo generan dudas y desconfianza, la defensa no funciona, y la dirección deportiva sólo se ha encargado de fichar a Eneko Bóveda y Krohn-Delhi.

Echando un vistazo a la clasifiación, la única esperanza del Deportivo es que tiene dos equipos en peor situación, como son Las Palmas y el Málaga, y que la salvación marcada por el Levante está a sólo tres puntos. Tres puntos que duelen a los aficionados teniendo en cuenta que el duelo directo de hace unas semanas el Depor dejó escapar un 2-0 en casa y permitió al Levante remontar y lograr un empate que dejaba al equipo gallego hundido en el pozo.

Si hay algo que debe mejorar el nuevo entrenador es la defensa, ya que es imposible que el equipo anote más de 2.3 goles por partido para obtener los tres puntos. Un 0-0 siempre es una opción a tener en cuenta, y es más sencillo anotar un gol que tres, pero para ello, deben echar el cerrojo atrás y conseguir formar un sistema sólido y de garantías.