24por7

En una semana en la que se han visto varias imágenes no precisamente deportivas en algunos de los recintos, la actuación del pasado fin de semana de un chaval de 12 años ha tomado áun más relevancia. Aitor se convirtió en protagonista del choque entre el Rayo San Fernando y el Limones 5 de categoría alevín, cuando tuvo un bonito gesto con un rival al que lesionó en una jugada sin mala intención.

Aitor trató de parar una contra que conducía Samuel y en el intento derribó a su rival. Éste finalmente tuvo que retirarse al banquillo magullado en la rodilla y en el codo y visiblemente dolorido, según recoge ABC.

Fue entonces cuando el capitán del Limones 5, equipo de la escuela propiedad del exjugador Javier Limones, se acercó hasta donde estaba Samuel para interesarse por su estado y disculparse por la acción. Un gesto que el propio padre del lesionado grabó y compartió en las redes sociales, y que fue reconocido con un sonoro aplauso por parte de los aficionados que presenciaban el choque en la grada.