24por7
Isco RS

Si al Madrid le iba poco en el envite, su rival, el Málaga, está prácticamente desahuciado. Colista de la Liga y con la afición de uñas, los andaluces parecían el rival propicio para que los de Zidane pudieran sacar adelante la noche sin sobresaltos, lo que viene a ser traducido en un partido sin lesiones.

El dominio del Real Madrid en el partido comenzó en el mismo momento en el que dio inicio. Los de Zidane tenían el balón, presionaban bien cuando el cuero no era suyo y, por momentos, le daban ese toque de velocidad que hacía que llegaran las primeras ocasiones al partido. De hecho, una jugada de asociación de los blancos a los 15 minutos de partido obligó a intervenir al portero, Roberto, con un paradón a remate de cabeza de Kovacic. El croata, llegando desde atrás, conectó un gran remate que sólo evitó que acabara en alegría merengue la buena intervención del cancerbero local, según recoge David Jorquera en Defensacentral.

Una de las sorpresas en la alineación del Real Madrid fue la titularidad de Isco, especialmente porque tuvo un desgaste brutal el pasado miércoles ante la Juventus. Sin embargo, el hecho de jugar en su Málaga natal le dio puntos para entrar en el 11 de Zidane. Eso sí, la forma que tuvo de agradecerle el favor a su técnico no pudo ser mejor. Un gran golpeo suyo en un libre directo se coló en la red de la meta local como un cuchillo en la mantequilla. La rosca fue perfecta, por encima de la barrera y junto al palo derecho de la portería de Roberto. Su posterior gesto en la no celebración, con un perdón a la que fue su afición, remató el serial en el que se había compuesto su golazo.

VÍDEO DESTACADO: Isco Alarcón