24por7
Leo Messi y Cristiano Ronaldo. EF
El árbitro atracó al Real Madrid y le impidió ganar con justicia

¡Atraco en el Camp Nou! El árbitro volvió a ser el mejor del Barça...

El 'clásico' Barça-Real Madrid ha terminado en empate a dos goles, en lo que ha sido un robo descarado a los merengues, superiores de principio a fin del partido.

Por momentos bien jugado, en otros medio peleón, siempre entretenido, el clásico se cerró 2-2, gracias o merced a una catastrófica actuación arbitral: Un gol ilegal de Suárez y un penalti clamoroso escamoteado a Marcelo.

Valverde apostó prácticamente con la misma alienación que destrozó al Sevilla en la final de la Copa del Rey. El único cambio, en la portería.

También el conjunto azulgrana repitió la intensidad con la que saltó al campo en el Wanda. Y le volvió a funcionar, al menos hasta el gol de Luis Suárez.

El 9 adelantó a un Barça que amagaba con pasar por encima al Real Madrid. Sin embargo, los muchachos de Zidane reaccionaron. Cristiano tomó el mando del Madrid. El portugués se agranda en cada visita a la casa del Barcelona.

Que en Barcelona estaban tan excitados como jorobados por recibir al equipo que ha ganado las dos últimas Champions y que, además, va camino de la tercera, se vio a los 25 segundos. Eso fue lo que tardó exactamente Rakitic en pegarle un planchazo en la tibia a Casemiro. Una patada de amarilla anaranjada que dice, sin embargo, se quedó en toque de silbato y poco más.

Fuera de juego mal pitado a Cristiano

Sólo habían pasado cinco minutos de partido y al Madrid ya le había perjudicado el árbitro en dos decisiones. La mencionada anterior de Rakitic y un fuera de juego mal señalado a Cristiano Ronaldo cuando se quedaba solo frente al portero.

El Clásico acababa de empezar y el colegiado, Hernández Hernández, ya le había hecho una puñeta doble al equipo de Zidane. No se podía hacer más en menos tiempo.

Agujero de Marcelo

Por desgracia para el Madrid, su único error durante la primera parte fue penalizado de la peor manera. Marcelo dejó una autopista por su banda que Sergi Roberto aprovechó para despegar, central y encontrar a Suárez en el segundo palo para superar a Keylor Navas. Apenas había pasado nada en el partido pero los de Zidane ya estaban abajo.

Cristiano, gol y tobillo dañado

Eso sí, a pesar de no jugarse nada en el envite más allá del prestigio y el honor, lo cierto es que el Madrid tuvo la mejor respuesta posible a ese 1-0. Tanto por el momento de lograrlo como por la forma en la que lo hizo. Una combinación eléctrica de los blancos, con Kroos sirviendo una pelota al segundo palo, terminó con una dejada de cabeza de Benzema para la llegada de Cristiano Ronaldo.

El portugués, vestido de ‘9’, empujó el balón a la red del Camp Nou…pero apenas lo celebró ¿Por qué? Porque Piqué le había doblado el tobillo justo al rematar. En ese momento importaba poco el 1-1, todas las miradas estaban en la articulación de CR7 pensando en esa final de Champions ante el Liverpool. Se encendieron todas las alarmas…aunque pudo seguir jugando hasta el descanso.

El Madrid era mejor...pero no marcaba

A partir de ahí, el baño del Real Madrid al Barcelona fue de aúpa. Kroos se comía a Busquets con patatas, Casemiro anulaba a Messi y Bale se pegaba una panzada a correr espectacular. El balón era merengue y, aunque los goles no llegaban, las ocasiones se sucedían. Cristiano Ronaldo y Benzema tuvieron dos muy claras que se escaparon por muy poco

Expulsión de Sergi Roberto

Para el final del primer acto quedó la habitual dosis de ‘valors’ del Camp Nou. Suárez fingió una agresión buscando la expulsión de Ramos, Messi también fue a cazar al capitán blanco y, por último, Sergi Roberto le pegó un manotazo sin balón a Marcelo que, esta vez sí, le costó la tarjeta roja. Fue tan descarado que hasta Hernández Hernández aplicó el reglamento de la forma en la que había que hacerlo.

El árbitro 'tangó' al Madrid en el 2-1

Eso sí, si alguien se pensaba que este árbitro se iba a limitar a hacer su trabajo de forma correcta durante el segundo tiempo, lógicamente, se equivocó. Y no tardó mucho en cobrarse su ‘pieza’, una falta descarada de Suárez sobre Varane que no quiso pitar y que dio origen al gol de Messi que suponía el 2-1.

Como subraya  David Jorquera en 'Defensa Central', la falta del uruguayo fue tan descarada como vergonzosa, pero el árbitro que había dejado a los culés con 10 jugadores tenía cargo de conciencia a pesar de haber hecho bien su trabajo antes del descanso.

Gran gol de Bale para hacer justicia

El Madrid acusó por momentos el gol, sin embargo, supo sobreponerse gracias a tener la pelota, serenarse y parar el ritmo. Con esas pinceladas, y con el bajón físico que le entró al Barcelona, los de Zidane aculaban en tablas a los culés. Por suerte para los blancos, esta vez sí hubo premio a su mejor juego y sensaciones. Gareth Bale, con una bonita rosca al primer toque, ponía el empate a dos gracias a un remate soberbio que acabó en la red local.

Penalti no pitado sobre Marcelo

Si la actuación del árbitro había sido esperpéntica por su forma de maltratar al Real Madrid todavía se guardaba cartas en la manga para destrozarle el partido al equipo de Zidane. Un penalti descarado de Alba sobre Marcelo, al que levantó del suelo con una patada descomunal, quedó impune, sin el penalti merecido. El ‘atraco’ a los blancos era de época, tratados como el Eibar en el mismo escenario, y por el mismo colegiado, la pasada campaña. Al final, el Madrid se quedó con ese 2-2 porque el árbitro no le dejó más aunque lo mereció. La misma vergüenza de siempre en el mismo lugar con el colegiado de rigor.

Ficha técnica

  • Barcelona 2: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Iniesta; Coutinho (Semedo 46’), Messi y Luis Suárez
  • Real Madrid 2: Keylor Navas; Nacho (Lucas 67’), Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Kovacic 84’), Modric; Bale, Benzema y Cristiano (Asensio 46’)
  • Goles: 1-0 Suárez (10’), 1-1 Cristiano (15’), 2-1 Messi (53’). 2-2 Bale (73’)
  • Árbitro: Hernández Hernández. Amonestó a Nacho. Varane, Suárez, Ramos, Bale, Rakitic. Expulsó a S.Roberto (46’)
  • Estadio: Camp Nou.