24por7
Mundial Rusia 2018 Pixabay

El próximo jueves 14 de junio empezará a rodar la pelota en el primer partido oficial del Mundial de Rusia 2018, encuentro que disputarán la selección local y Arabia Saudí en el Estadio Olímpico Luzhnikí. España es una de las selecciones favoritas a hacerse con la Copa del Mundo, aunque las dudas mostradas en los dos últimos amistosos han hecho que algunas casas de apuestas se tambaleen como se puede comprobar en sitios como apuestaformat. Un camino para conseguir la segunda estrella en la camiseta de la Roja en el que tendrá como primer rival a la Portugal de Cristiano Ronaldo.

España ya prepara el primer partido ante Portugal en su cuartel general ubicado en Krasnodar, ciudad del sur de Rusia. Los 23 jugadores elegidos por Julen Lopetegui, además de Jesús Vallejo y Rodri, buscarán el segundo Mundial en la historia de la selección española tras recuperar la mejor versión de la Roja con la llegada del técnico vasco. Un camino en el que se encontrarán con Portugal, Marruecos e Irán como rivales del grupo B.

El rendimiento de la Roja en sus dos últimos amistosos ante Suiza y Túnez han hecho saltar las alarmas de los aficionados más pesimistas. Sin embargo, estos encuentros hay que analizarlos en el contexto de partidos que únicamente sirven como preparación para coger ritmo de competición de cara a la cita mundialista. La cara positiva es que Lopetegui ha podido hacer varias pruebas en su esquema habitual, con la entrada de dos delanteros en el once titular, como Iago Aspas y Diego Costa, así como la defensa compuesta por tres centrales. Además, el técnico vasco ha podido valorar el rendimiento de ciertos futbolistas que pueden ayudar a la selección partiendo desde el banquillo.

A pesar de las dudas, España sigue siendo favorita para ganar el Mundial. La Roja cuenta con futbolistas de calidad en todas las zonas del terreno de juego para competir ante cualquier selección, aunque para ello tendrá que mejorar en los últimos metros para generar ocasiones de gol. En cualquier caso, en una cita mundialista no hay rivales fáciles y tendrá que pelear para conseguir su segunda estrella.

Un duro rival para empezar

Portugal llega al Mundial de Rusia como campeona de Europa, tras salir victoriosa en la Eurocopa celebrada en 2016 y conseguir el primer título en la historia del país luso. A pesar de ello, la selección liderada por Cristiano Ronaldo no se encuentra entre las aspirantes al título, como ya ocurriera en Francia hace dos años. Más allá de favoritismos, Fernando Santos ha conseguido confeccionar un equipo sólido defensivamente que tan solo ha recibido cuatro goles en contra en la fase de clasificación para la Copa del Mundo.

Un conjunto rocoso que cuenta con pólvora en la zona de ataque, una parcela en la que Cristiano Ronaldo no será la única amenaza como venía ocurriendo en campeonatos anteriores. En esta ocasión aparecen en escena futbolistas jóvenes y con talento como André Silva, Bernardo Silva, Gonçalo Guedes o Gelson Martins. Cuatro jugadores que ofrecen electricidad al ataque de Portugal y suponen una gran amenaza en el área rival.

La selección lusa llega al primer encuentro ante España con un empate sin goles frente a Bélgica, una de las posibles revelaciones del campeonato, y una victoria por 3-0 ante Argelia. Dos partidos en los que no ha encajado ningún gol, una solidez defensiva que será una de las principales barreras que se encontrará la Roja el próximo viernes 15 de julio.

Los antecedentes en las dos últimas citas mundialistas no son positivos para España de cara al primer encuentro ante Portugal. En el Mundial de Sudáfrica 2010, campeonato en el que consiguió su primera estrella, comenzó el torneo perdiendo ante Suiza con el solitario gol de Gelson Fernandes. Por otro lado, en el Mundial de Brasil 2014 sufrió una dura derrota ante Holanda tras un contundente 1-5. Dos ejemplos que reflejan la dificultad en estos primeros encuentros, ya que ninguna selección busca arriesgar ante el miedo de sufrir una derrota que marque la posterior trayectoria en la Copa del Mundo. A pesar de ello, España sigue siendo favorita ante Portugal y tendrá que dar un golpe en la mesa si quiere disipar las dudas generadas en los últimos encuentros.