24por7
Rusia - España DC

Una nueva acusación incomoda al deporte ruso. De acuerdo al diario alemán Süddeutsche Zeitung, los jugadores de la selección rusa de fútbol estuvieron oliendo amoniaco, una sustancia no prohibida, para mejorar su rendimiento durante los partidos contra España y Croacia por los octavos y cuartos de final del Mundial de Fútbol, según Victor Román, N+1.

De acuerdo al diario muniqués, la federación rusa admitió que antes de entrar al campo contra España, uno de los suplentes de la selección rusa olió amoniaco impregnado en una bola de algodón. Pero, imágenes mostradas por al tabloide Bild, muestran a varios jugadores llevándose a la cara, cerca de la nariz, lo que parece ser bolitas de algodón.

Aunque el uso de amoniaco no está prohibido por las organizaciones antidopaje internacionales, la sustancia funciona como estimulante al causar una mayor irritación respiratoria, lo que mejora el suministro de oxígeno en la sangre y en consecuencia proporciona beneficios físicos.   

Frente a las acusaciones, el médico de la selección rusa, Eduard Bezuglov, desestimó que los futbolistas rusos se doparan durante el Mundial. "Se trata de un simple amoníaco con el que se impregna trozos de algodón y después se inhala. Esto lo hacen miles de deportistas para animarse. Se utiliza desde hace décadas", dijo Bezuglov a medios locales.

“El amoníaco no sólo se usa en el deporte”, se defiende el galeno. “Sino en la vida cotidiana cuando alguien pierde el conocimiento o se siente débil. Simplemente por el fuerte olor que desprende”, agregó, para luego añadir que el amoniaco se puede conseguir en cualquier farmacia y que no tiene ninguna relación con el dopaje.

Por su parte, el diario AS de España recuerda que esta no es la primera vez que Rusia se ve envuelta en un caso similar.  “En 2016 la FIFA abrió una investigación de una trama en la que estarían implicados once jugadores citados por el informe McLaren de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA)”, recuerda el diario deportivo.

El jugador Ruslan Kambólov, central del club Rubín Kazán de la liga rusa, que estuvo involucrado en el escandalo fue convocado para el Mundial, pero fue reemplazado en el último momento por Serguéi Ignashévich. Eventualmente, el caso de dopaje contra Kambólov fue cerrado por falta de pruebas, según sus abogados.  

Todo este caso de falso dopaje recuerda en cierta forma a lo ocurrido con el delantero peruano Paolo Guerrero, a quien se le encontró un metabolito de la cocaina. Sin embargo, en el caso de Guerrero, todo se habría tratado de un accidente y nunca existió intención de sacar ventaja.