24por7
Fútbol, dinero, partidos, apuestas y resultados. PD

No sabemos a qué horóscopo pertenecía un obrero de Alsacia (Francia) llamado Jeremy que ha resultado agraciado con un jugoso premio con el que podrá pagar la hipoteca de su casa gracias al Mundial de Rusia 2018, pero es probable que fuera Capricornio. ¿Que por qué decimos esto? Te lo explicamos.

Unos datos curiosos extraídos del Mundial de Fútbol de 2014 parecen demostrar que no todos compartimos la misma suerte, al menos no en el terreno de las apuestas. Así, los pertenecientes al signo de Capricornio parecen ser los más suertudos de todos, pues en el último Mundial acertaron en el 63,3 % de las ocasiones.

A los sagitarios parece que tampoco les va nada mal en este campo, dado que acertaron el 55,8 % de las veces. En cambio, los que quizá deberían alejarse un poco de las casas de apuestas son los nacidos bajo signos como Acuario o Tauro, pues no llegaron a ganar más del 43,3 % y del 43,2 % de apuestas - respectivamente- en el último Mundial.

Volviendo al obrero del inicio, lo cierto es que arriesgó y ganó. Guiado quizá por un portentoso instinto futbolístico, acertó una combinada de 12 partidos con una cuota espectacular a pesar de que solo apostó 80 euros. ¿Cómo se pudo fraguar esta suerte?

Quizás no estemos hablando de un sexto sentido ni de unos astros alineados para favorecer a determinados signos, sino más bien de apostantes que se informan concienzudamente acerca de cuál es la trayectoria de cada selección y de sus jugadores antes de apostar por una o por otra.

La realidad es que no podemos determinar el motivo por el cual este señor acertó; por eso, independientemente de tu horóscopo, harías bien en aplicar estos consejos con tal de mejorar tu suerte en el mundo de las apuestas:

  • Anota todas tus apuestas y elabora estadísticas con ellas. De esta manera podrás conocerte mejor y estar al tanto de tus aptitudes. Así podrás explotarlas.
  • Medita bien todas tus decisiones y no actúes por instinto.
  • No intentes enmendar una mala racha con fuertes apuestas. Es difícil recuperar todo de una tacada. En ocasiones, nos va mal por falta de inspiración y no hay que empecinarse, al menos por un tiempo.
  • No caigas en el error de apostar con el corazón en vez de con la razón. Es decir, no apuestes siempre por tu equipo favorito. Lo cierto es que este es el camino más corto para tener pérdidas económicas.