24por7

Fredrik Klyver, el árbitro asistente del partido de ida por la tercera ronda de la Europa League entre el Sturm Graz y el AEK Larnaca, terminó con la cabeza ensangrentada después de ser alcanzado por un proyectil que salió desde la tribuna, según infobae.

El encuentro se detuvo por 25 minutos, la víctima se recompuso y, según explicó Stefan Johannesson, presidente de la Federación Sueca de Fútbol, fue trasladado a un hospital en donde recibió varias puntadas.

Todo sucedió en el minuto 77 de partido. El equipo chipriota vencía por 2-0 a los locales en el Merkur Arena cuando un fanático, enojado por el resultado, decidió lanzar una botella cargada de líquido al campo.

Esa impactó en la cabeza de Klyver, quien cayó inmediatamente sobre el césped tomándose la zona afectada, la cual estaba cubierta de sangre. El encuentro se detuvo, y el personal médico atendió al árbitro que finalmente pudo reincorporarse y salió del campo con un vendaje en la cabeza.

El sueco no pudo continuar y fue reemplazado por un asistente. Del otro lado, el agresor fue arrestado, y el Sturm Graz informó la identidad del sujeto mediante un comunicado en el que también destacó: "Hemos decepcionado a nuestros seguidores. El comportamiento de este fan es inaceptable".

"Esto daña la reputación del fútbol y de nuestro club. Siempre tratamos de hacer del fútbol un evento positivo y luchar contra este tipo de comportamiento", detalló el club austríaco, y agregó: "El juego limpio es nuestra principal prioridad, y lamentamos haber decepcionado a tantos fanáticos hoy".