24por7
Rally Dakar 2018. RT

Arranca en Lima el raid con más arena de los últimos años y con novedades en el reglamento, como la prohibición de llevar mapas * Sainz y Barreda, bazas españolas

Este 6 de enero arranca en Lima el Dakar 2018, una edición muy especial porque el mítico raid cumple 40 años y lo hace con el ansiado regreso a Perú, lo que permite recuperar un recorrido típicamente dakariano junto al Océano Pacífico, a miles de kilómetros del continente africano, pero con un parecido asombroso al Dakar de antes.

Como explica Daniel G.Lifona en 'Marca' la primera semana de la carrera discurrirá casi exclusivamente por arena, dunas gigantescas y tramos fuera de pista, poniendo a prueba la capacidad de los pilotos para navegar por terrenos inestables y sin casi referencias.

"El kilómetro uno de la primera especial ya es una duna muy importante y ese es el contexto que van a encontrarse nuestros pilotos hasta la quinta etapa", dijo  el director deportivo del Dakar, Marc Coma.

Quienes sobrevivan a las innumerables trampas de los primeros días llegarán a Bolivia y se enfrentarán a condiciones extremas debido a la elevada altitud, el frío y la lluvia, que volverá a hacer acto de presencia en el altiplano andino y convertirá la ruta del Dakar en un barrizal a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar.

Los últimos días en Argentina decidirán el resultado de la carrera por terrenos más clásicos del Dakar sudamericano, pero igualmente difíciles con vegetaciones entre unas dunas más pequeñas, pero más traicioneras.

Si el Dakar 2017 ya fue complicado por las novedades en cuanto a navegación y las limitaciones del GPS, la edición que arranca hoy será todavía más difícil por un cambio de última hora en el reglamento y que afecta sobre todo a los coches.A partir de ahora estará prohibido llevar mapas dentro del coche, lo que convertirá en una misión casi imposible regresar a la ruta correcta en caso de tomar un camino erróneo.

El director del Team Peugeot Total, Bruno Famin, lo califica como una medida "antideportiva" que convertirá la carrera en una auténtica "lotería".

"No me lo tomo como algo personal, pero lo veo como algo totalmente antideportivo. Lamentablemente, pienso que ASO -los organizadores- quiere que ocurran cosas imprevisibles durante la carrera, sea lo que sea.

No quieren el mismo líder todos los días, quieren que la gente se pierda y haya sorpresas cada día. Para mí, el deporte no es así, no hay que castigar al que gana todos los días. Realmente, no entiendo el tema de los mapas. Esto va a hacer que el Dakar se convierta en una lotería, están buscando que el resultado sea totalmente impredecible. Es la única forma de entender lo que están haciendo con el reglamento. Para ganar el Dakar van a tener que alinearse todos los planetas, y eso es muy difícil que ocurra".

El propio Coma explicó que el reglamento de este año distingue entre coches prioritarios y no prioritarios, los que luchan por la victoria y los que simplemente aspiran a completar la carrera.

"Hemos diseñado un parallel way (ruta alternativa) para aquellos competidores que van a ir más justos en las primeras etapas de dunas. Esto les va a suponer una gran penalización, pero les servirá de ayuda para que no se queden tirados a las primeras de cambio. Habrá parallel way en las etapas 2, 3, 4 y 5 sólo para los autos no prioritarios y los camiones. La primera vez que lo utilicen simplemente les supondrá una penalización por tiempo, pero partir de la segunda vez irán a una clasificación paralela que va a quedar al final de la clasificación general",.

El equipo Peugeot, que se despedirá del Dakar después de la edición de este año, teme que estas novedades en el reglamento, como prohibir cualquier tipo de cartografía dentro del coche, les perjudique frente a otros equipos con más vehículos en carrera como Mini.

"No creo que sea muy correcto hacer distinciones entre pilotos prioritarios y no prioritarios, porque los equipos que llevan muchos más vehículos pueden hacer alguna estrategia que les acabe favoreciendo. Pero bueno, estamos aquí para luchar y sacar adelante la carrera", opinó Lucas Cruz, copiloto de Carlos Sainz.

La lucha por la victoria en coches estará entre los pilotos de Peugeot, Mini y Toyota. Loeb ya ha anunciado que será su último intento. Stephane Peterhansel, con sus 13 victorias, es el rival a batir. Nani Roma será el líder en Mini y al-Attiyah la referencia en Toyota.

Mientras que los favoritos en la categoría de motos volverán a ser los representantes de KTM y Honda, con Joan Barreda como gran baza española.

El Dakar 2018 comienza este sábado en Lima con 525 participantes a bordo de 337 vehículos entre motos, coches, camiones y quads. El objetivo de todos ellos es llegar a Córdoba el 20 de enero.

"Está claro que para ganar el Dakar primero hay que terminar la carrera", dijo Sainz, que vuelve a ser uno de los candidatos al triunfo en la categoría de coches.

El Matador, a sus 54 años, buscará su segunda victoria después de haber triunfado en 2010.