24por7
Belinda Alonso y su hijo Hugo. Al lado, Gelete Nieto y su madre, Pepa Aguilar. EF
El reparto del legado del piloto se complica porque no estaba divorciado de su primera pareja. Cinco meses después, la familia lucha para que no se archive el caso de su accidente

El final de Ángel Nieto bailó entre la épica y esas malas pasadas que a veces juega el destino. Al menos así lo percibió la opinión pública que asistió, con asombro y pena bañada de sincero cariño, a cómo quien había conseguido ser trece veces campeón del mundo de motociclismo, perdía la vida tras un absurdo accidente de circulación mientras conducía un quad durante sus vacaciones en Ibiza.

Ocurrió el día 26 de julio, y el 3 de agosto las esperanzas de recuperación del piloto se truncaron definitivamente.

Llegó el momento de la despedida, de los homenajes y de los rostros dolidos de una familia rota por la pena y la estupefacción. Y también, como escribe Maite Nieto en 'El País', fue el momento en el que mucha gente conoció a Ángel Nieto más allá de los circuitos.

En ese retrato íntimo ocuparon un primer plano los tres hijos del motorista, Ángel 'Gelete' (41 años), Pablo (37) y Hugo (17) y las dos mujeres que marcaron su vida, Pepa Aguilar y Belinda Alonso a quien conoció en 1990 y por quien rompió su matrimonio un año después.

Sólo cinco meses después la familia sigue haciendo gala de discreción pero las noticias sobre el multicampeón se suceden. El 2 de enero se supo que la familia de Ángel Nieto había recurrido la decisión de la jueza responsable del Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza que dictó el sobreseimiento del caso entre, otras causas, por entender que la imprudencia cometida por la conductora del vehículo que golpeó el quad que conducía Ángel Nieto no tenía consecuencias penales.

En paralelo la herencia de Ángel Nieto también ha saltado a los medios. El piloto, que convivía desde 1991 con Belinda Alonso, madre de su hijo pequeño, seguía casado legalmente con su primera esposa, Pepa Aguilar y ella es, por tanto, su viuda legal.

Por este motivo, los hijos del exmotociclista quieren continuar con el sigilo mediático que les ha acompañado este tiempo lejos de cualquier especulación o polémica que pueda suscitar, por ejemplo, la repartición de la herencia del genuino Nieto.

Para aclarar su deseo de vivir alejados de cualquier rumor falso o desinformación, Gelete y Pablo Nieto han enviado un comunicado a los medios en el que piden respeto a la familia al mismo tiempo que muestran su dolor cada vez que tienen que hacer frente a asunto vinculados al fallecimiento del veterano deportista.

EL COMUNICADO

  • Ante las erróneas e inexactas noticias difundidas recientemente en relación con la herencia de nuestro padre (Ángel Nieto), queremos solicitar a todos los medios de comunicación respeto ante lo que continúa siendo para nosotros un trance doloroso y complicado.
  • En relación con la herencia, únicamente queremos transmitir nuestra unión y nuestro unánime propósito de cumplir fielmente con los deseos y la voluntad que nuestro padre dejó reflejados en su testamento.
  • Tras la triste y dolorosa pérdida de un padre, como otros hijos, nos hemos de enfrentar ahora a la realización de los trámites legales que en relación con la herencia la ley prevé. 
  • Una situación también muy dura y complicada por los sentimientos de pérdida que reaviva en nosotros y para la que rogamos y agradeceremos respeto, por nuestro deseo y derecho a vivir este difícil y triste momento en calma y en la más estricta intimidad.