24por7
Ejercicio físico, baloncesto, forma. DT

Con la llegada del verano, que metereológicamente ya está aquí habida cuenta de las temperaturas, reaparece la obsesión natural de los humanos por lucir un buen aspecto y ponerse en forma. Unos por salud y casi todos para presumir.

Por ello, Business Insider ha decidido elaborar un listado sobre algunos de estos mitos centrados en el ejercicio:

Tan solo hace falta hacer ejercicio una o dos veces a la semana

A pesar de que es un mito muy extendido, es falso que una o dos sesiones de ejercicio por semana sean suficientes para notar algún tipo de beneficio. Como bien afirma Shawn Arent, experto en ejercicio de la Universidad de Rutgers, son necesarios al menos tres días de ejercicio a la semana de forma estructurada.
Asimismo, por otro lado, lo ideal es realizar algún tipo de ejercicio a diario: la actividad física diaria es necesaria para mantener un nivel óptimo de salud, y por el contrario el sedentarismo ha demostrado ser perjudicial y contrarrestar los beneficios del ejercicio.

El mejor momento para realizar ejercicio es por la mañana

De nuevo, este es un mito muy extendido, aunque en esta ocasión se trata de una "verdad a medias": el mejor momento para hacer ejercicio es aquel en el cual se pueda realizar de forma consciente y pueda convertirse en un hábito. Es indiferente el momento del día, ya sea mañana, tarde o noche.

Aunque, por otro lado, existen estudios que sugieren que realizar ejercicio físico a primera hora de la mañana puede ser más efectivo a la hora de perder peso.

La grasa puede convertirse en músculo

Fisiológicamente hablando, la naturaleza es incapaz de convertir la grasa en músculo. Se trata de dos tipos de tejidos completamente diferentes, y cuya formación y destrucción también es diferente. Uno no puede convertirse en el otro.
Asimismo, cada tipo de tejido se encuentra en un lugar determinado del organismo: la grasa o tejido adiposo está bajo la piel y entre los músculos, incluso recubriendo los órganos internos; por su parte el tejido muscular se encuentra en todo el cuerpo.
Finalmente, aunque la mejor forma de reducir tejido graso es llevar a cabo una alimentación saludable, existen estudios que afirman que el levantamiento de pesas -destinado a construir y aumentar el tejido muscular- también es una buena forma de reducir grasa corporal, al menos a nivel abdominal

Los puzzles y juegos son la mejor opción para llevar a cabo un "entrenamiento cerebral"

Aunque el Brain Training ha adquirido una gran popularidad durante los últimos años, la realidad es que realizar ejercicio físico sin más es suficiente para mejorar las habilidades cognitivas, según los últimos estudios. De hecho, se ha llegado a afirmar que el deporte es clave para la plasticidad cerebral.

Asimismo, recientemente varios estudios han afirmado que el ejercicio físico aeróbico -caminar, correr o hacer bicicleta- es la mejor opción para proteger el cerebro y prevenir el Alzheimer.

Realizar ejercicio es la mejor forma de perder peso

Si el objetivo por el cual se realiza ejercicio físico es intentar perder peso, sin llevar a cabo cambios en los hábitos de vida, se puede caer en un error.

La realidad es que, según los últimos estudios, los cambios en los hábitos alimenticios o en la dieta son realmente los que logran dicha pérdida de peso. Realizar ejercicio sin variar la alimentación es inútil si lo que se busca es la pérdida de peso o de tejido graso.

Para marcar y tonificar abdominales, hay que hacer ejercicios abdominales

Aunque se trata de un mito muy extendido, de nuevo es falso: la pérdida de grasa localizada no existe, y ejercitar determinados músculos no implicará quemar la grasa que los recubre. Ni a nivel abdominal ni en ninguna otra localización del organismo.

La pérdida de peso es un término global, y la quema de grasa conseguida con una buena alimentación se produce a nivel de todo el organismo, de forma simultánea.

Por otro lado, realizar los típicos ejercicios abdominales centrados en dicho músculo es otro error si lo que se busca es tonificar ese músculo. La realidad es que realizar ejercicios más generales que impliquen a otros grupos musculares, incluyendo aquellos ejercicios de estabilización, como las denominadas "planchas abdominales".

Es necesario realizar dos semanas de ejercicio para empezar a "estar en forma"

La realidad es que, para un individuo "novato" que jamás ha realizado ejercicio físico, una semana es suficiente para empezar a notar cambios a nivel muscular.

Correr un maratón es una buena forma de ponerse en forma

Aunque correr una maratón conlleva beneficios, por el simple hecho de aguantar el ritmo, la realidad es que muchos de los beneficios obtenidos con el running ya empiezan en cortas distancias.

De hecho, incluso algunos estudios afirman que el ritmo o la intensidad de las sesiones de running son indiferentes: correr alarga la vida, siempre y cuando se corra al menos dos horas por semana.

Crear un diario de comidas es una buena forma de controlar lo que se come

Aunque llevar un diario de las comidas es una buena forma de intentar ser más consciente sde lo que se consume, la realidad es que se suele exagerar en dichos diarios, según Philiph Stanforth, director del Instituto de Aptitud de Texas: se suele sobreestimar la actividad física y subestimar la cantidad de comida ingerida.

La realidad es que muchos individuos suelen redondear hacia arriba la cantidad de ejercicio, y/o reducir las cantidades de comida, sin percatarse de ello.

Las bebidas deportivas son una buena opción para rehidratarse

Aunque el marketing alimentario afirma que una bebida deportiva es mejor que el agua para la rehidratación, la realidad es que estas bebidas son una fuente de azúcar y agua.

En su lugar, los expertos recomiendan usar tan solo agua para la rehidratación, y usar alimentos con alto contenido proteico tras un entrenamiento, ya que las proteínas ayudan al crecimiento muscular.