24por7
Nieve y esquí. PT

Es posible que eso de esquiar te suene a vértigo y a un deporte solo para atrevidos pero en pleno ecuador de la temporada y con la nieve casi a la puerta de tu casa, seguro que tienes algún amigo que en las últimas semanas ha intentado convencerte de lo que se disfruta con el deporte blanco y que no para de hablarte de todo el buen ambiente que rodea las estaciones.

Si nunca te has subido a un par de esquís, te parece imposible mantener el equilibrio (y la dignidad) sobre una tabla de snowboard y lo de hacer la cuña te suena a queso, te damos una serie de conceptos e ideas que te vendrá bien conocer antes de lanzarte pista abajo (incluso antes de subirte al telesilla) y que harán que te muevas con soltura en la estación.

  • 1. 'Forfait' es un 'palabro' de origen francés que significa 'abono' y que es personal, intransferible y, sobre todo, imprescindible para poder utilizar los remontes -telecabinas, telesillas o perchas, entre otros_que te llevarán a la parte más alta de la estación (por lo que más te vale no perderlo). Cada estación tiene un precio aunque suele haber opciones para medio día o descuentos para más de un día consecutivo.
  • 2. Si oyes hablar de los 'palilleros' no busques los mondadientes, es como se conoce (un tanto despectivamente) a los esquiadores de toda la vida, con sus dos esquís y sus dos bastones; frente a los que practican snowboard, surferos o planchadores. Encontrarás defensores y detractores de cada una de las disciplinas y teorías para todos los gustos, que si unos destrozan las pistas, que si éste produce más lesiones, que si en el otro progresas más rápido...
  • 3. Cañones y ratracks. No, esto no es la guerra. Los primeros son los dispositivos que emplean las estaciones para producir nieve artificial y asegurar un manto blanco y mullido en las pistas. Aunque suene a ametralladora, las ratracks son las máquinas que pisan la nieve para asegurarnos que la superficie está en condiciones óptimas para deslizarnos sobre ella. Algunas estaciones las utilizan también como un método para subir a esquiadores a lugares vírgenes a los que no llegan los remontes o las han adaptado al concepto 'food truck' para servir comida y bebida en lo alto de las pistas.
  • 4. ¿Es posible comer bien durante un día de esquí? Rotundamente sí, el concepto gastroesquí está en auge porque las mejores estaciones han pasado de servir únicamente hamburguesas y bocadillos a impulsar una gastronomía gourmet tanto dentro como fuera de pistas. Es el caso de Grandvalira (www.grandvalira.com ), en sus 60 puntos de restauración hay desde espacios en los que tomar un descanso compartiendo una suculenta fondue de queso y una copa de cava o un 'fast good food' a acogedores restaurantes en los que acabar una comida con postres tan evocadores como 'Pista negra', 'Bola de nieve' o 'Alud'. Pero además, desde la temporada pasada mantiene el denominado Snow Club Gourmet, que celebra varios eventos de degustación de vinos, embutidos, panes o chocolates con productos de máxima calidad.
  • 5. Mushing. Si el esquí sigue sin ser lo tuyo o si quieres tomarte un descanso entre descenso y descenso, los paseos por caminos nevados sobre trineos arrastrados por perros, son ideales para los amantes de estos animales y te permitirán alejarte del bullicio de las pistas y disfrutar de paisajes incomparables casi en soledad. La construcción de iglús o los paseos con raquetas de nieve son algunas otras actividades tranquilas y sin sobresaltos.
  • 6. Tan importante como el esquí, es el 'apres-ski', un galicismo que significa 'después de esquiar' y que engloba todo aquello que se hace o se utiliza cuando la parte deportiva ha terminado.

Desde la ropa y calzado (las botas mullidas y calentitas son de lo más popular) que tienes que ponerte, a relajarte en un spa con un masaje o irte de compras, las estaciones suelen ofrecer una oferta de ocio para todos los gustos.

Y no olvides las fiestas, hay auténticos templos de la fiesta, con programación constante de dj's de renombre internacional, reservados VIP, etc.