24por7
Alba Carrillo con Feliciano López, cuando eran pareja feliz. TY

Si Alba Carrillo supiese que su ya exmarido, Feliciano López, concedió este 18 de julio de 2017 una entrevista reveladora a Bertín Osborne en el programa «Mi casa es la tuya», seguro que intentaría quedarse más tiempo en Honduras, donde se encuentra participando en el reality de «Supervivientes». No es para menos.

La vuelta a Madrid no va a ser fácil después de las duras declaraciones que el deportista ha hecho sobre ella, cobrándose su propia venganza tras todos los platós que la «top» ha pisado para narrar la vida junto al tenista y, de paso, rentabilizar su separación.

Los momentos mágicos que ambos pasaron durante su matrimonio -porque los hubo, aunque a estas alturas no lo parezca- también se le vendrán a la mente a Carrillo, ya que el deportista no dudó en mostrar todos los rincones de la impresionante casa madrileña que tiene, en la que ambos vivieron su historia de amor y que la propia modelo ayudó a decorar, pese a la afirmación de López en el programa de que habían sido unos decoradores.

La sauna, el gimnasio, la piscina, el vestidor, la cocina, la habitación que compartieron... nada quedó a la imaginación de los espectadores, excepto el cuarto del pequeño Lucas, el hijo que Carrillo tuvo con Fonsi Nieto, que por respeto no quiso mostrar.

No es la primera vez que López muestra partes de su casa para «chinchar» a Carrillo.

El pasado mes de octubre, el tenista subió un vídeo a su cuenta de Instagram, en el que hacía un recorrido por la casa que compartía con la modelo. Se veía una bañera con agua y espuma, además de unas velas que decoraban toda la habitación. Y como traca final, una canción de sonido de fondo que decía: «Quién te hará llorar, quién te ha querido...». Sin olvidarse de poner una cara sonriente.

Inicios prometedores

Quitando esos pequeños detalles, lo cierto es que Feliciano López parecía que llevaba mejor la separación o, al menos así lo hacía ver, siempre distante de todo lo que sucedía en los platós de televisión y muy centrado en su trabajo, sin hacer ningún tipo de declaración.

Pero con Osborne hizo una excepción. El tenista no dudó en contestar a las preguntas sobre Carrillo, un tema que Telecinco quiso explotar al máximo. Más que una charla sobre su carrera y su vida, fue una entrevista sobre la modelo.

Feliciano López, algo nervioso al principio por lo que le podía deparar, mostró su cara más amable y dio su propia versión de los hechos, ya cansado de ser el malo de la historia y de que solo se hable de él por temas de corazón y no deportivos.

«Lo llevo bien, no presto mucha atención a lo que dicen, viajo muchísimo y no estoy muy pendiente. Me ocupa mucho tiempo mi profesión y creo que lo he llevado bastante bien. Yo reconozco que de entrada a la gente le parezco altivo, pero yo solo necesito confianza».

«Lo más difícil de creer es el hecho de acabar así con ella. Me lo he tomado con mucha naturalidad y he intentado llevarlo con discreción. Para mí fue un palo porque yo había puesto mucha ilusión en ese matrimonio y salió mal. Y me afectó mucho en el momento que vas viendo que no funciona y que tienes esa sensación de que no va a funcionar».

También reconoció que, con su profesión y su modo de vida, es muy difícil tener una relación normal:

«Viajamos mucho, paso dos meses y medio solo en Madrid al año y los tenistas no somos fáciles. Te vuelves muy independiente y estás a tu rollo en las competiciones».

Algo que seguramente perjudicó su matrimonio con Carrillo, al que el propio tenista puso fin:

«Yo tomé la decisión de dejarlo, pero las cosas no iban bien. Nunca puedes hablar mal de una persona con la que has compartido tu vida. No me parece ético y tampoco me sale».

Un momento estelar de la entrevista fue cuando confesó que lo que pasó después de que Carrillo insinuase en televisión que era homosexual.

«Estaba fuera de España y no me enteré. Cuando me levanté, miré Instagram y vi que me habían mandado 70 mensajes privados, algo que no suele pasarme. Eran solo mensajes de hombres y ponían cosas como 'you are so hot' (tú estás muy caliente) o 'you are so sexy' (tú eres muy sexy)».

Esperanzado

Pese a todos los momentos difíciles por los que ha atravesado, López no se arrepiente de nada y asegura no perder la esperanza en encontrar el amor algún día.

«No me arrepiento de nada de lo que he hecho y de lo que he vivido, todo lo que he hecho, lo he hecho de verdad. Y tengo un montón de años por delante para ser feliz y encontrar a una mujer, que no creo que me cueste trabajo».