24por7
El tenista alemán Boris Becker. BB

El  tenista alemán Boris Becker es un caradura. Era un fenómeno en las pistas, pero una vez fuera de ellas se ha convertido en un desastre andante.

El deportista, que acaba de cumplir 50 años, entregó una raqueta falsa en una subasta televisiva con fines benéficos.

De acuerdo con el diario Bild, el triple campeón de Wimbledon ofreció la raqueta con la que teóricamente había disputado su último partido de ese torneo en un programa de la televisión pública ZDF, por la que un coleccionista pagó 10.000 euros.

Ahora salió a la luz, apuntó el rotativo, que el comprador recibió una raqueta que no era con la que Becker se enfrentó a Pat Rafter, en 1999, partido que perdió y al que siguió su retirada del tenis.

La campaña benéfica a la que debía ser destinada la recaudación tampoco recibió el dinero.

La venta tuvo lugar el pasado junio de 2017 y, según explicó a "Bild" el abogado de Becker, Christian Moser, con posterioridad se subsanó el error y remitió la raqueta correcta al coleccionista, identificado como Julian Schmitz-Avila.

La recaudación, por contra, no ha sido depositada aún a la campaña benéfica prometida, auspiciada por ese rotativo, lo que el abogado justifica en las "informaciones negativas" que ese diario difunde sobre su cliente.

En los últimos tiempos, "Bild" ha informado profusamente de supuestos problemas financieros del ex tenista, del que ha asegurado que está al borde de la bancarrota.