24por7
El surcoreano Hyeon Chung. EP
A ritmo de vértigo, el jovencisimo y miope surcoreano desquicia al exnúmero uno, mermado físicamente, y lo elimina del primer grande del año: 7-6, 7-5 y 7-6, en 3h 21m

Novak Djokovic se ha convertido en la primera gran víctima del Open de Australia. El tenista serbio ha caído por tres sets en octavos de final: 7-6 (4), 7-5 y 7-6 (4) frente al surcoreano Hyeon Chung, número 54 del mundo.

Chung, que tiene apenas 21 años y es miope como un gato de escayola, ya había eliminado en la ronda anterior al alemán Alexander Zverev, ha confirmado que es una de las grandes sorpresas del torneo.

El partido ha sido una fiel muestra de lo que ha mostrado el marcador. Una exhibición en toda regla de Chung frente a un Djokovic que le ha buscado de todas las maneras posibles, pero que no ha conseguido romper su constante resistencia.

Chung, este 22 de enero de 2018, llegaba a todo. Lo de volvía todo. Un ejercicio de derroche físico y técnicó que ha desarbolado a Nole, mostrando su frustración.

No es habitual que un seis veces ganador de un torneo de Grand Slam, las veces que ha levantado el trofeo en Melbourne, caiga de esta forma, en apenas tres sets y con solo un juego en el que ha estado por delante de su rival.

El de Belgrado terminó con nueve dobles faltas y su segundo servicio fue presa fácil de su agresivo rival, pero lo compensó con su siempre peligroso resto.

Así, fue capaz de levantar un 4-0 de inicio, aunque no le sirvió de nada porque la manga se le escapó en el 'tie-break'.

En la segunda, volvió a recuperar un 'break' de desventaja, pero en esta ocasión no pudo evitar que Chung evitase una 'muerte súbita' con otra rotura para acercarse a los cuartos.

No así en un tercer intenso set donde 'Nole' mostró carácter para resistir el aluvión de golpes ganadores desde el fondo (15) del asiático, que volvió a desperdiciar una ventaja en el marcador, pero que sentenció con golpes de calidad en el 'tie-break' definitivo.

Su comentario al concluir, lo dice todo:

"No sé cómo lo he hecho. Ha sido un honor jugar un partido como éste ante Djokovic. Es mi ídolo. ¿Que cómo he conseguido esos golpes? Sólo he tratado imitarlo. Con 3-3 en el tie-break, pensé que si perdía, no tenía problemas. Me quedaba dos sets más. No puedo creerme que esté en cuartos. Es un sueño hecho realidad. Sólo pienso en dormir bien y recuperarme para ese partido".