24por7
Arantxa Sánchez Vicario y su madre. IF

La madre de la ex tenista ha querido arropar a su hija tras su ruptura matrimonial con Josep Santana y cruzó el charco hace unos días para estar a su lado.

Marisa se ha instalado en casa de su hijo, Emilio, a sólo dos horas en coche del domicilio donde viven Arantxa Sánchez Vicario (46) y sus dos hijos, Arantxa (9) y Leo (6).

Hace unos días que Marisa llegó al aeropuerto de Miami, con rostro muy cansado después del largo viaje, y solicitó ayuda para trasladarse en silla de ruedas en el interior del recinto mientras esperaba la recogida de sus maletas.

Su hijo, Emilio Sánchez Vicario, que recogió a su madre del aeropuerto y la llevó hasta su casa de Naples (Florida), donde se ha instalado de momento.

La vivienda se encuentra a solo dos horas en coche de la de Arantxa y sus dos hijos, que siguen en Miami, por lo que Marisa podrá ir a verlos y apoyar a su hija siempre que desee.

El divorcio de la ex tenista ha reconciliado a Arantxa con su familia, de la que llevaba distanciada años:

"Hace ya mucho tiempo que hablo con mi hija", aseguró su madre la pasada semana, un acercamiento que ella vaticinó hace ya dos años:

"Todo esto se superará cuando mi hija acabe dándose cuenta de que somos su familia y la queremos".

La ruptura de Arantxa Sánchez Vicario con Josep Santacana, el hombre al que acusa de haberla alejado de los suyos, no está siendo fácil.

Tras retirar la demanda de divorcio en la Corte de Familia de Miami, el empresario ha interpuesto una nueva en los juzgados de Esplugues de Llobregat, justificando que es aquí, en España, donde se casaron y donde tienen validez las capitulaciones que firmaron antes de contraer matrimonio. Lo que sigue en manos de los juzgados de Florida es la pelea por la custodia de sus dos hijos.