LoginLogin ClippingClipping SeguidoresSeguidores SeguidosSeguidos DesconectarDesconectar
3 segundos

Periodista Digital entrevista a los protagonistas de Toledo (Antena3).

Antena 3 estrena su gran apuesta con errores de casting y falta de humor

clipping

'Toledo': Moros y cristianos de andar por casa

Aunque la serie parte de la gran idea de narrar el Toledo de las tres culturas, el piloto resulta carente de pasión y de entretenimiento

Geolocalización de la noticia
Sergio Espí, 11 de enero de 2012 a las 09:18
Foto promocional de 'Toledo'./>

Foto promocional de 'Toledo'.

  • Foto promocional de 'Toledo'.

Antena3 ha comenzado el año con una de sus mayores apuestas de la temporada. 'Toledo', enésima serie de época que parte de una premisa triunfal pero que ofrece un capítulo piloto carente de humor, pasión, divertimento y de personajes, en su mayoría, estimulantes. Pero no está todo perdido.

Ya era hora que se abordase, tanto en cine como en TV, el 'Toledo' de las tres culturas. La idea de recrear la convivencia entre musulmanes, cristianos y judíos en la Península Ibérica del Siglo XIII es, no sólo de agradecer, si no que debería servir de ejemplo para todo aquel que tenga bloqueo creativo; Nuestra historia es muy rica en drama, señores.

Producida por los compotentes de 'Ida y Vuelta' ('El secreto del Puente viejo', 'Los misterios de Laura', 'Física o Química'), 'Toledo' no prometía una vuelta de tuerca a la escuela de 'Águila Roja' pero contaba con elementos apetecibles -el contexto histórico y un reparto de rostros conocidos-. Es triste decirlo pero, visto el piloto, el resultado es desalentador.

SIN PASIÓN, SIN PERSONAJES

La serie encaja dentro de la última política de Antena3: Riesgo en lo formal y conservadurismo en el contenido. 'Toledo' es un recital de los topicazos del género: Venganza, hijos que se llevan mal con sus padres, triángulos amorosos, mujeres anacrónicas muy modernas que, de haber existido, les hubiesen cortado la cabeza, espadachines, traiciones y un largo etcétera.

No es malo ser previsible siempre y cuando me entretengas. ¿Y cómo se consigue eso? Con personajes enigmáticos inmersos en conflictos interesantes, montaje ligero, diálogos atractivos, situaciones extremas.., En el primer capítulo de 'Toledo' no hay un sólo punto de esa lista.

El ritmo es perezoso, lo que se hubiese solucionado con menos diálogo y más acción. Las escenas de acción, escasas y mal rodadas -cada vez que clavan una espada utilizan el mismo plano-. La puesta en escena es falsa, todo huele a nuevo, a función escolar. Le hubiese sentado mejor una fotografía menos luminosa -para camuflar (como la que usan en 'El secreto de Puente Viejo')- y envejecer los muebles.

¿Qué decir de la trama? Primero, se hecha en falta el humor. No el típico 'caca, culo, pedo, pis' de Globomedia, si no algún personaje entrañable, simpático e inocente. Segundo. Se dejan lo mejor para el final. A excepción de la decisión que ha de tomar el protagonista -la de matar o no a un amigo- apenas hay giros argumentales. Tercero: Necesitan un MacGuffin (hilo conductor narrativo) más potente que el de la venganza. Cuarto: El tono es descafeinado. No existe intensidad dramática en los momentos cumbre, bien sea por la interpretación de algunos actores o por la colocación de la cámara.

No hay personajes emblemáticos. Se echa en falta un malo -mejor hubiese sido una mujer- más complejo, más atractivo y menos secundario que el Conde de Miranda que interpreta Fernando Cayo. Los conflictos personales no tiene aristas, no hay identificación que valga.

ACTORES VETERANOS FRENTE A LAS NUEVAS ESTRELLAS

El casting es... uff ¿Cómo decirlo? Desequilibrado. Para empezar, aunque es un gran actor, Eduard Farelo no encaja en el prototipo de héroe de acción. No tiene la presencia física y la intensidad de un protagonista de esta índole. Su 'hijo' Maxi Iglesias no sabe qué pinta ahí. Recita el texto con pereza, pone caras (las dos que tiene) y dan ganas de echarle una mano al pobre cada vez que se bate en duelo.

La diferencia generacional en el plano artístico no es que sea grande es que no se puede comparar. Ni uno sólo de los jóvenes es mínimamente creíble. Ni uno. Y de los adultos, Fernando Cayo podría dar más juego pero le perdonamos porque es el primer capítulo.

Y aunque esta crítica parece un llamamiento para que nadie vea la serie la semana que viene es, en realidad, todo lo contrario. Hay que seguir 'Toledo' porque, para empezar, un piloto siempre es decepcionante, nunca es una prueba exacta de lo que vas a ver. Segundo: hay mucho trabajo detrás, eso se nota, y merece un respeto. Y tercero y más importante, quiero volver a ver a Maxi Iglesias intentando escalar una tapia y troncharme.

 



facebook

Los mejores videos
Periodista Digital, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Copyleft 2000
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05