Según Jorge Javier Vázquez la culpa del fracaso de ‘Gran Hermano 17' es de los medios que influimos a la audiencia para que no viera el programa. Según Paolo Vasile, la responsabilidad es de los directores del casting. Ni lo uno ni lo otro.

LAS QUEJAS DE T5

Tal y como recogimos en Periodista Digital, el 31 de diciembre de 2016, Vasile le metió una puñalada a los responsables de casting de 'GH'. Telecinco quitó responsabilidad a Jorge Javier de los malos resultados de audiencia obtenidos en la última edición de ‘Gran Hermano'.

Directivos de la cadena de Mediaset atribuyen los datos al casting y añaden que los concursantes han tenido un perfil similar a los tronistas y pretendientes de ‘Mujeres y hombres y viceversa'.


LAS EXCUSAS DE JORGE JAVIER

Por otro lado, el 31 de diciembre de 2016, en su blog de la revista Lecturas, Jorge Javier Vázquez publicó una reflexión sobre lo que ha dado de sí su última aventura profesional: ‘GH17'

El presentador comenta las ‘consecuencias' de haber sustituido a Mercedes Milá al frente del reality más famoso de la televisión:

En torno a este ‘Gran Hermano' se ha producido una situación muy curiosa. Si uno se dejaba guiar por lo que se publicaba, parecía que se estaba cayendo el mundo. Creo que en las redes yo era la reencarnación del Demonio de Tasmania, y digo creo porque no sé cómo se hace para estar al tanto de lo que se cuece en ellas. Cuando alguien me dice: "En las redes te están poniendo a parir", yo siempre pongo cara de póquer porque parece que me estuvieran hablando en esperanto. Utilizo Facebook para fisgonear, Instagram para tres cuartos de lo mismo, y Twitter ídem de ídem. Pero mis conocimientos acerca del funcionamiento de estas plataformas es muy rudimentario. No sé indagar sobre qué se escribe de cada programa o de un presentador. Me llegan partes, pero no el todo.

Si uno se dejaba guiar por lo publicado, todo era un desastre. Pero luego yo iba a la tele y los productores del programa me transmitían tranquilidad. Nada nuevo bajo el sol. ‘GH' siempre ha sido un formato polémico pero tenemos la memoria demasiado frágil. Bromeábamos sobre nuestro supuesto fracaso e incluso hacíamos apuestas sobre los titulares que saldrían el viernes, después de la gala. Yo siempre ganaba, tengo callo. Si subíamos era porque había desaparecido ‘Águila Roja'. Si nosotros subíamos un poquito pero ‘Pesadilla en la cocina' incrementaba su share, el titular no era que nos iba mejor, sino que Chicote nos plantaba cara.

Hubo quien decidió que, sin Mercedes, sería un fracaso, y así lo ha mantenido durante toda la edición. Inútil luchar contra esa tendencia. Alguno pensará que escribo así porque estoy rebotado.

Y LA CULPA REAL DEL FRACASO DE ‘GH17' ES DE...

‘GH17' fue un chasco porque, primero, empezó mal. La gala inaugural fue un desastre de guión y de ritmo. Esto se hubiese solventado si no hubiese sido porque los concursantes no respondieron como en otros años.

Echar la culpa de todo a los directores de casting también es una locura. Uno, cuando elige a un participante, no sabe lo que finalmente puede dar de sí. A priori había perfiles divertidos (Noelia, la virgen gritona, Bea la choni...) y muchas posibilidades de romances y triángulos amorosos. Pero claro, los concursantes no son robots o actores, son imprevisibles y al final resultaron todos igual de impertinentes, mal educados y negativos.

Que nos quede claro: Hacer el casting de ‘GH' es como jugar a los dados. Se puede estar más o menos preparado, se pueden analizar todos los factores, se puede manipular todo lo que sea pero, al final, es cuestión de suerte.

Sí, se hacen unos análisis psicológicos muy exhaustivos y unas pruebas muy medidas para elegir a los participantes. Es cierto que en cada edición se apuesta por unos perfiles más que por otros pero no se puede prever lo que le va a gustar a la audiencia o lo que no. Cuando un casting se cierra, la cadena da su visto bueno (o debería). Si los directivos quieren culpables que hagan autocrítica.

Por otro lado, también es cierto que Jorge Javier era un intruso y que hay mucho sector de la audiencia y de los medios que le tienen ganas. Pero, en primer lugar, él arrancó muy muy mal, y ,segundo, si el programa hubiese sido bueno, si hubiese enganchado, hubiera funcionado con o sin él. Un presentador jamás es responsable del éxito de su programa. Ayuda pero no es determinante.

Hay que tener en cuenta que ‘GH' es un show que se vive toda la semana, las 24 horas. Jorge Javier sólo presentaba una gala cada siete días. No tiene el poder de hacer que la gente se desenganche el resto del tiempo-

Pero de ahí a decir que la culpa es de internet, de los medios o del prejuicio social hay mucho trecho. Para empezar, porque muchos de los que escribíamos sobre la caída del reality no nos alegrábamos de ello. Palabra de fan.

El fracaso de ‘GH17' ha sido una tormenta perfecta, un cúmulo de circunstancias en el que nadie es culpable o inocente.

Que Jorge Javier reconozca, primero, que no sabe leer el telepronter y que deje de estar tan a la defensiva. Luego, que en el programa preparen mejor los guiones y se arriesguen un poco más en el casting (pueden volver a fallar, pero no estarían de más unos concursantes más cultos e inteligentes). Lo demás, es pura suerte. Esa es la magia de ‘Gran Hermano'.

Galería de imágenes: