La gala 12 de 'Gran Hermano VIP 5' estuvo aceptable. Aída volvió a ser expulsada (tampoco era ya tan necesaria), hubo una hora sin cámara, Jordi González apareció con secuelas físicas y, lo más tenso de la noche, el presentador se enfrentó al marido de Irma Soriano.

LOS PROBLEMAS DE SALUD DE JORDI GONZÁLEZ

El 16 de marzo de 2017 se supo que Jordi González había sido ingresado de urgencia. El presentador de 'GH VIP 5' aseguró que el 10 de marzo de 2017 tuvo que ser operado de urgencia en una clínica de Madrid debido a un grave desprendimiento de retina y que veía sólo un 5% de un ojo.

Aún con todo, y con las secuelas visibles, el presentador se puso al frente del programa el 16 de marzo de 2017.

JORDI GONZÁLEZ CONTRA EL MARIDO DE IRMA SORIANO

Fue el momento más tenso de la gala, pero viene de atrás. El 9 de marzo de 2017 Irma Soriano, como todos los concursantes, recibió la visita de su familia.

En ese breve encuentro, y según la dirección del programa y el mismísimo Jordi González, el marido de Irma le pidió a su mujer que dejase el programa esa misma noche, algo que él negó.

Y volvemos a la gala del 16 de marzo de 2017. Aída volvió a ser expulsada y nada más llegar a plató dijo que Irma se avergüenza de participar en el concurso.

Jordi aprovechó para recordar lo que supuestamente le dijo el marido de la presentadora a su esposa la semana anterior.

Fue entonces cuando Mariano, el esposo de la concursante, dijo, enfadado:

Yo no he dicho en ningún momento que fuese a pedirle a Irma que se fuese de la casa.

González no iba a pasar por ahí y le replicó a su invitado con vehemencia:

Mírame a los ojos. Estás mintiendo.

Mariano, sin embargo, se indignó muchísimo, pidió, a gritos, que viniese el redactor que le hizo la entrevista en la que supuestamente dijo que le iba a pedir a Irma que renunciase y lo demostrase.

Conclusión: Ninguna. El tema quedó en el aire.

¿AÍDA MERECÍA SALIR?

Sí y no. La polémica concursante ya no era tan polémica. Vale que con la repesca ha dado grandes momentos (como la broma de la 'caca' que tanto ha dado de qué hablar) pero se ha quedo a medio gas.

En las últimas semanas, Aída ha ido dando palos de ciego, sin centrarse en nada, metiéndose en la vida de los demás y poniéndose histérica sin motivo alguno.

Ahora mismo, la casa está igual sin ella. Es decir, sosa.

Para intentar dar vidilla al asunto, se ha hecho un intercambio. Elettra se ha ido al 'GH' brasileño y de allí han venido dos gemelos (tipo tronistas) que llegaron fingiendo que eran uno sólo para luego descubrir la verdad. Muy infantil todo.