Empezamos bien. El 19 de abril de 2017, un día antes del estreno de ‘Supervivientes 2017', en 'Sálvame' vimos la primera bronca entre dos concursantes. Se trataba, nada más y nada menos, que de Alba Carrillo y su madre, Lucía.

La confianza da asco. Eso es lo que han debido pensar los responsables de 'SV2017' al fichar a Alba Carrillo y a su madre. Y es que, sorprendentemente, las dos han sido las protagonistas de la primera pre-bronca del programa.

El 19 de abril de 2017, un día antes del estrneo del relaity, en 'Sálvame' se mostraron las imágenes de Carrillo y su progenitora durante su retiro en un hotel de Honduras donde residen los concursantes durante las jornadas previas al concurso.

Carrillo se quejó de que su madre le chupa la energía y que teme "no tener las mismas oportunidades que el resto de concursantes" por la presencia de su madre en el concurso.

En otra toma de las grabadas por el programa sorprendieron a la modelo definiendo a su madre como un lastre y reclamándola que le esté dirigiendo la palabra cuando había prometido no hacerlo.

Al poco de conocer la discusión materno filial entre ambas, el presentador Jorge Javier Vázquez recibió un mensaje en el móvil sobre la situación de los concursantes y dijo lo siguiente:

La madre de Alba Carrillo le ha reconocido a su hija que nunca ha estado enamorada de su padre.

El plató de 'Sálvame' estuvo unido en el pensamiento de que es una estrategia y un montaje de cara al concurso. Gemma López reconoció que veía a Alba "demasiado sobreactuada" y Kiko Hernández dijo no creerse nada de la situación.

La opinión unánime de todos los presentes era que si de verdad es la estrategia que van a seguir en el concurso, ésta sería demasiado baja y de mal gusto. Estamos de acuerdo.