Kiko Hernández regresó a 'Sálvame' el 19 de abril de 2017 tras su baja de tres meses por paternidad. Y cómo no, el colaborador ha vuelto con ganas de ‘bronca' por aquello de justificar su sueldo. Su víctima, la de siempre: Lydia Lozano. Eso sí, esta vez su relación ha muerto de manera tajante.

EL REGRESO DE KIKO HERNÁNDEZ

Kiko Hernández regresó a 'Sálvame diario' (semanas antes había aparecido en el 'Deluxe') como si de una estrella internacional se tratase.

Jorge Javier Vázquez salió a recibirle a la puerta de Telecinco, donde estaba Kiko con un carrito doble de bebé, fingiendo que llevaba a sus hijas al trabajo (luego descubrimos que eran muñecos, obviamente).

El programa le propuso una particular niñera para que cuidase de sus 'hijas': Lydia Lozano, vestida a lo Mary Poppins.

En cuanto la vio, Kiko Hernández rechazó a su amiga. No quiso ni saludarla. Ella intentó mantener el 'juego' de la niñera pero fue estéril. Su compañero quería un primer día de trabajo inolvidable y ella era su víctima.

¿DE DÓNDE VIENE LA MALA RELACIÓN DE KIKO Y LYDIA?

Para explicar la reacción de Kiko, hay que remontarse a su ya mencionada entrevista en el 'Deluxe' en la que confesó lo mal que lo pasó con una de sus hijas cuando nació y, de paso, reconoció que de todos sus compañeros, la única que no le había preguntado por las niñas había sido Lydia.

Lozano, a la semana siguiente, lloró porque veía injusto el comentario del que fue uno de sus mejores amigos. El programa estuvo todo el día explotando el conflicto y machacando a Lydia por sus pecados del pasado (su relación con Kiko se rompió cuando ella difundió el cáncer de él).

KIKO A LYDIA: "NO ME HAS QUERIDO"

Volvemos al 17 de marzo de 2017. Kiko, recién llegado, le echó en cara a Lozano, su actitud tras la entrevista de él en el 'Deluxe':

Yo vine y le conté a Jorge Javier mi pesadilla particular con mis hijas en San Diego. Si después de contar la experiencia, después de contárselo a Jorge, que se le salían las lágrimas, si a ti lo único que te queda es que era innecesario haber dicho lo de los mensajes, es que no me has querido nada.

Kiko quiso, también, explicar el comentario que hizo en el 'Deluxe' sobre Lozano:

Gasté una broma para que la recogieras el lunes. Pero tenías que haber cogido el teléfono y haberme preguntado qué tal estaba. Me demostraste que solo te quieres a ti misma, y tu trabajo, por eso eres tan buena. Dices que conmigo tienes síndrome de Estocolmo, pues vamos a cortarlo ya porque esto me aburre

El tertuliano aseguró entonces que

Yo sé la gente que ha venido y se ha preocupado por mis hijas. Tú no estás en esa lista. Cuídate mucho. Y se acabó.

Por su puesto, Lydia quiso ser la protagonista del momento. Se quitó al peluca y se fue corriendo a su camerino, llorando, mientras que Jorge Javier Vázquez la perseguía con la cámara y se reía de ella.