La próxima edición de 'La Voz' dará un giro tremendo. Dos de sus coaches más conocidos, Alejandro Sanz y Melendi, se despiden para dar paso a Juanes y a Pablo López, quienes se unirán a Malú y a Manuel Carrasco. ¿Son prometedores estos cambios?

Mediaset España lo anunció el 15 de junio de 2017 en una nota de prensa. Conducida por Jesús Vázquez, la quinta edición de ‘La Voz', que Telecinco produce en colaboración con Boomerang TV y Talpa, contará por primera vez con la participación de Juanes.

El cantante colombiano, galardonado con 23 premios Grammy y Latin Grammy, debutará en la versión española del concurso formando y liderando a su propio equipo de voces.

También será la primera vez que Pablo López ocupe uno de los cuatro sillones de la versión para adultos, tras su participación como asesor de Malú en la cuarta edición.

Tanto Juanes como Pablo López sustituyen a Alejandro Sanz (presente en dos ediciones) Melendi (estuvo en la primera y en la cuarta).

La pregunta es: ¿Estos cambios favorecen al show? Tengamos en cuenta que 'La Voz' no es un concurso centrado en los participantes. Las estrellas, los que arrastran a la audiencia, son los coaches. Son ellos los que ganan o pierden, los que sufren o ríen.

Para ser coach se necesitas varios requisitos: Tener una gran carrera, ser capaz de arrastrar a tus fans. Y sobre todo, hay que ser un showman. No vale con ser un buen cantante, hace falta dar espectáculo- ya sea con polémicas o con risas- Hay que ser empático, hacernos creer que los talents son muy importantes para ellos.

El problema es que los coaches que se quedan no cumplen todas estas expectativas. Malú, aunque tiene una legión de fans leales y eternos, es, aunque me crucifiquen por escribir esto, una 'borde'. Nunca llega a empatizar del todo con los concursantes.

Manuel Carrasco, el novato de 'La Voz 4', ya demostró que no tiene demasiada sangre en las venas. Es muy soso. Mucho.

A priori, Pablo López produce la misma sensación que Carrasco pero nunca se sabe. Y lo mismo podemos decir de Juanes, aunque éste, al menos, sí es una gran estrella internacional.