La celebración del World Pride 2017 en Madrid no ha contentado a todo el mundo. El periodista especializado en corazón, Miguel Temprano, ha cargado ferozmente contra la fiesta, contra Manuela Carmena por su gestión de la misma y ha aprovechado para atacar al colectivo gay y hablar de religión y credo.

Miguel Temprano, paparazzi y colaborador habitual de distintos programas del corazón, reside en Chueca, el céntrico barrio madrileño que el 1 de julio de 2017 se convirtió en el epicentro del World Pride, la mayor fiesta del colectivo LGTB.

Al día siguiente, en su cuenta personal de Facebook, Temprano se quejó abiertamente de lo sucia que se había quedado la ciudad tras la celebración del Orgullo y no dudó en atacar a la Alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Vuelta a Irún dejando un barrio de Justicia (Chueca) oliendo a pis y lleno de mierda. Carmena se nota que no sabe ni está preparada para dejar a Madrid en el lugar que le corresponde como Capital Europea y Capital Mundial por su oferta multicultural... Hoy el Ayuntamiento de Madrid tenía que haber guardado unos cientos de miles de euros para limpiar calles como el Paseo de Recoletos.; calles en las que permanecen sus jardines, a esta, llenos de litronas, vasos de plástico y basuras variadas. Seguro que en tu casa no huele a pis y caca... o pisas los condones usados. Y tampoco se han metido a follar en tu escalera, portal y ascensor... Hoy siento vergüenza como madrileño de que el SELUR no pueda dar de sí como la ciudadanía se merece. Para eso hay que pagar a los trabajadores y no gastarse todo el dinero en organizar la fiesta. ¿LUEGO QUIÉN LA RECOGE?

Y luego, el periodista cambia su discurso, atacando al colectivo gay:

Ya se han emborrachado, drogado y follado en media ciudad, meado en estatuas que representan a Héroes del 2 de Mayo, insultado a los católicos vestidos de monjas, curas. Vírgenes y Cristos...

Me descojono igual que lo hacen los descendientes de Mahoma... en unos años les daremos las llaves de la ciudad y empezarán a encarcelar gays y lesbianas... se os está yendo de las manos.

Yo como cristiano, católico, madrileño y español, me cago en la puta madre de todos aquellos que no han respetado mi libertad de credo. Cuando vengan a por vosotros a mí no me pidáis ayuda... pedídsela al colectivo LGTB, que seguro estarán viviendo ya fuera de España a salvo de la barbarie.

No se me está yendo la pinza, simplemente estoy ofendido y cabreado...

No se puede dar las riendas a quien no es previsor y hace respetar al resto de los que vivimos en esta ciudad.