El domingo 16 de julio de 2017, Sandra Barneda abroncó a María Lapiedra en 'SV2017. Conexión Honduras' por llevar un vestido de trasparencia por el que se le veían los pezones. Un día después, la ex actriz porno se ha defendido con una carta brutal.

María Lapiedra es la primera concursante confirmada de 'Supervivientes 2018' y por ello estuvo conviviendo durante una semana en Honduras en calidad de 'fantasma del futuro'.

Una vez en España, la escritora y cantante erótica ha participado en los debates del programa pero el 16 de julio de 2017 protagonizó una sonada polémica al presentarse en el plató de 'Conexión Honduras' con un vestido que le transparentaba los pezones.

Sandra Barneda, presnetadora de 'Conexión Honduras' quiso expulsar a Lapiedra por no ir adecuadamente vestida pero finalmente, la dirección del show decidió que la colaboradora se quedase en su sitio.

<img src='http://www.periodistadigital.com/imagenes/2017/07/17/lapiedra-pezon.jpg'>

En una carta enviada en exclusiva a EL CONFITV, Lapiedra ha querido dejar clara su postura sobre lo que pasó en el plató de ‘SV 2017'

Una vez más vuelvo a ser noticia por mi cuerpo. Vuelvo a ocupar titulares en la gran mayoría de medios de comunicación especializados (o no) en televisión. Y sinceramente, que en pleno siglo XXI haya gente que se lleve las manos a la cabeza por llevar un vestido con transparencias que deje parte de mi anatomía al descubierto, me sigue, cuanto menos, sorprendiendo.

Soy una mujer libre, adulta, sin complejos... siempre he dicho que para mí enseñar los pechos es como enseñar un codo. El problema lo tiene quien mira, no quien enseña. El cuerpo femenino, al igual que el masculino, es algo natural. Por el simple hecho de ser mujer y tener tetas no debería destacar de esta manera, ser cuestionada o estar de actualidad. ¿Acaso entramos en cólera cuando vemos a mujeres haciendo topless en la playa?

Realmente lo de anoche en el último debate de 'Supervivientes' fue algo que no busqué. Normalmente, en Telecinco me dejan unas pezoneras para poder lucir los vestidos que me apetece ponerme sin necesidad de usar sujetador. Pero en esta ocasión no tenían y no tuve problema en vestirme tal y como me apetecía, pese a las transparencias de la prenda que todos visteis.

Basta ya de etiquetas y juicios morales. Vivamos y dejemos vivir. Convivamos con respeto. Sigamos luchando por la libertad de la mujer.