Una vez más se confirma lo que ya sabíamos: Pelayo Díaz es un cascarrabias, sensible a las críticas y dañino. Esa es al menos la imagen que muestra en 'Cámbiame'. No sólo se comporta de manera altiva con los invitados sino que el 24 de julio de 2017 cargó y enloqueció ante la que considera su hermana, su compañera Natalia Ferviú.

Ese día, Pelayo fue el encargado de cambiarle el look a la participante de ese día. Rocío. Tras descubrir su nueva imagen, a las otras dos coaches , Natalia y Cristina Rodríguez, no les gustó nada el resultado.

Rodríguez le dijo a su compañero y amigo:

A mí me parece que has hecho una protopija de película americana de Beverly Hills

Lo sé si has hecho una parodia, o no sé si lo que has hecho, verdad

Ferviú hizo leña del árbol caído y dijo que el estilismo de su compañero era "histriónico". Es más, Natalia aseguró que a la participante tampoco le había gustado el resultado ya que su cara era de desaprobación.

Pelayo estalló y le dijo a su compañera:

Yo no soy Rocío y ya me estás cabreando. Estoy cansado de que siempre que vienen mis participantes no os centréis en los looks"

Te están preguntando tres veces por el look y tú hablas de la impresión que te ha dado Rocío sin haberte tomado un café con ella. ¡Me toca las narices!

Natalia respondió con un:

A mí no me amenaces

La bronca llegó a su punto más álgido cuando la presentadora, Carlota Corredera la frenó y pidió orden.