El 13 de noviembre de 2017, la gala de 'Operación Triunfo' subió a un buen 15,9% de share y aunque 'La que se avecina' ganó con casi 5 puntos de distancia, el talent show de La1 de TVE se está afianzando cada semana y es que, por fin, hay concursantes con carisma llamados a convertirse en estrellas.

El principal problema que tiene ‘OT 2017' es que es mejor lo que pasa en la academia que las galas. Los concursantes están cogiendo entidad propia, sus tramas empiezan a interesar así como su día a día, lo que ha llevado a muchos a criticar el programa por convertirlo en una especie de ‘Gran Hermano'. Sí, hay más reality que antes pero eso es bueno. Las galas están mal hechas, mal escritas y carecen de sentido del espectáculo.

Pero paso a paso, ‘OT 2017' está madurando y muestra de ello fue la gala del 13 de noviembre de 2017. Esa noche se confirmó lo que ya sabíamos: Amaia es la nueva' Rosa de España'. Y no sólo eso, la joven concursante protagonizó, junto a su compañero Alfred la que muchos han bautizado como ‘la mejor actuación de la historia del concurso".

Los concursantes, a quienes también se les relaciona sentimentalmente, versionaron City of stars, el tema principal de la película 'La La Land', enmarcados en una puesta en escena sencilla y eficaz que destacó la química entre ambos jóvenes.

Ya tenemos a unos nuevos Bisbal y Chenoa. Es lo que ‘OT necesitaba' y España también.

Lo que también nos llamó la atención de la última gala fue, precisamente, esa parte de reality de la que ya hemos hablado. Curiosamente, la escena en cuestión tenía como una de las protagonistas a la mismísima Amaia (favorita, de nuevo, de la audiencia).

Dieciséis años después de que David Bustamante sorprendiera a Rosa López completamente desnuda en la primera edición de Operación Triunfo, la historia se ha repetido.

El momento ha sido desvelado por Ricky en el comedor de la Academia. Según el mallorquín, se encontraba descansando en su cama cuando decidió quitarse los calzoncillos. En ese momento, vio que Raoul y Amia entraban