Carlota Corredera y los estilistas de 'Cámbiame' se despiden del programa.

Hoy viernes 13 de abril de 2018 ha terminado 'Cámbiame' tras casi 700 programas emitidos en T5. El makover ha dicho adiós con lágrimas, recuerdos, polémica y dejando clara una cosa: Los participantes no han cambiado tanto. Al menos físicamente.

Han sido 672 emisiones en las que hemos visto de todo. 'Cámbiame' se estrenó el 15 de junio de 2018 y durante el primer año y medio el público respondió maravillosamente bien (tenía hasta un 13 % de cuota de pantalla de media). El target comercial era estupendo ( más de un 14%) y su impacto en redes lo convirtieron en un fenómeno, tanto que sus protagonistas dieron las Campanadas en T5 e incluso se llegó a hacer una versión en Prime-time que fracasó.

 

 

Presentación de 'Cámbiame' (Telecinco).

Era un formato simple, directo, muy fácil de consumir y vistoso que abrazaba la diversidad cultural y sexual. Pero hubo muchos cambios, nunca mejor dicho, y la audiencia bajó. Telecinco hizo todo lo posible por salvar los muebles pero no hubo manera.

El programa producido por La fábrica de la tele se agotó. Pasó a ser, como casi todo en T5, una sucursal de 'Sálvame', un show alejado de la realidad que se retroalimentaba de polémicas propias, creando sus propios contenidos.

El primer cambio fue el de presentadora. Primero, Marta Torné, que se alejaba un poco de la imagen 'salvametizada' que tiene toda la cadena, para dar paso a una Carlota Corredera que estaba en alza y que, si bien ha cumplido, no podía evitar el sambenito de estar hasta en la sopa.

Viendo el último programa de 'Cámbiame' , el espectador puede llegar una conclusión. Tal vez el fallo que ha tenido el programa (y es el mismo que va a tener ‘La Voz' en breve) es que se le ha dado demasiada importancia a los coaches (en este caso, estilistas), restándosela a los participantes. Cristina Rodríguez, Pelayo Díaz, Natalia Ferviú y, más tarde, Juan Avellaneda y Paloma González Durántez y Manuel Zamorano eran las estrellas, para bien y para mal.

 

 

'Cámbiame': Pelayo Díaz visiblemente hundido en el homenaje a David Delfín

Los estilistas eran el alma del show: ellos era los que reían, sufrían, por supuesto, discutían. Era un formato de los creadores de 'Sálvame': la polémica es su ADN, su forma de trabajar.

Pero el ego o el protagonismo de los estilistas también se traducía en su trabajo principal, el de vestir al personal.

En primer lugar, durante el último programa, reaparecieron algunos de los concursantes del pasado y del cambio que habían experimentado en plató, ni rastro. Todos han vuelto a lo que eran, físicamente hablando, antes de cruzar esa pasarela.

Y es que los estilismos han sido otro de los problemas de 'Cámbiame'. Los coaches estaban más pendientes de lucirse ellos, de sus gustos personales o de dar de qué hablar que de ajustar las transformaciones a los participantes.

'Cámbiame' se ha cerrado recordando sus mejores momentos, sus polémicas y sin la presencia de dos de sus pilares: Marta Torné y Natalia Ferviú, quién se fue tras una durísima discusión con su amigo Pelayo Díaz y Paloma González Durántez- la misma que ha dicho que el programa es "una mierda"-.

Y por supuesto, y como es común en La fábrica de la tele, hubo estafa. Nos habían prometido la emisión de un controvertido vídeo ‘censurado' que, por decisión de la dirección del programa, habían decidido no emitir por "no comprometer a los estilistas y a la presentadora". ¿De qué se trataba? De nada. Era simplemente, una recopilación de tomas falsas del programa.

De 'Cámbiame', Telecinco debería aprender dos cosas: No es bueno 'salvametizar' todos sus productos y hay que dejar el protagonismo a los anónimos y a sus historias.