José María Gil Salgado se enfrenta a su hija Anabel.

Impacto total ante lo que vimos el 16 de abril de 2018 en ‘Sálvame'. El programa de Telecinco emitió unas impactantes imágenes del empresario José María Gil Salgado, ex pareja de María Jesús Ruiz (actual concursante de ‘SV2018'), siendo detenido en la Feria de Abril tras un fuerte altercado con una de sus hijas. Fue brutal.

Lo anunció Kiko Hernández nada más comenzar el ‘Sálvame diario' del 16 de abril de 2018: ha sido detenido en una caseta de la Feria de Abril de Sevilla tras un encontronazo con su hija Anabel y otras personas..

Recordemos que Gil Salgado había sido noticia días antes porque por culpa de él, su ex pareja, María Jesús Ruiz, ha tenido que interrumpir su participación en ‘Supervivientes 2018'y regresar a España para asistir a un juicio contra el empresario. La ex Miss España lloró al enterarse (aunque volverá a Honduras en breve) pero, según se ha dicho en ‘Sálvame', María Jesús sabía perfectamente que tenía que comparecer en el juicio antes de embarcarse en el reality.

 

 

Valore usted mismo si María Jesús Ruiz es buena o mala actriz...

Volviendo al altercado en la Feria de Abril de Sevilla, ‘Sálvame' emitió las imágenes a lo largo de esa tarde y no decepcionaron. En ellas pudimos ver primero a Gil Salagado paseando por el recinto ferial junto a su hija pequeña de cinco años. Más tarde, dentro de la caseta. Su hija Anabel le pedía que se fuera y él ,, entre forcejeos, se negaba a irse hasta que trabajadores de dicha caseta le obligaron a irse.

Más tarde, también vimos cómo la policía se llevaba detenido al empresario.
En el programa de T5 se contó exactamente lo que había ocurrido: La caseta era propiedad de Gil Salgado y de su propia hija pero el empresario debería unos 90.000 euros de cuotas por lo que no podría consumir nada, así que pidió comida y bebida a un catering externo, algo prohibido en las casetas, por lo que lo obligaron a irse.

Salgado no fue detenido por el altercado sino porque, al llegar la policía, miraron el historial del empresario y se dieron cuenta de que tenía una orden de detención previa por un presunto delito de alzamiento de bienes.

Tras este episodio, el empresario ha conseguido un plazo de 30 días para recurrir y ha quedado en libertad.