Belén Esteban Telecinco

'Sálvame' ha cumplido 9 años en plena forma. La audiencia ha subido pero el programa se hunde. Los colaboradores no pueden más. De hecho, el 2 de mayo de 2018, Mila Ximénez amenazó, otra vez, con irse. Pero no sólo eso. Según la colaboradora, al programa le queda un año de vida. ¿Es verdad u otro truco para mantener a su público en vilo?

LA AUDIENCIA DE 'SÁLVAME' HA SUBIDO

El 26 de abril de 2018, 'Sálvame' cumplió 9 años como líder absoluto en su franja, con una media de 17,1% de share y 1.857.000 espectadores. De hecho, ha terminado el mes de abril con un 18,1% de cuota de pantalla (1.928.000 espectadores), su mejor promedio desde febrero de 2015, entre otras cosas gracias al contenido que le dedican (en exceso) a 'Supervivientes 2018'.

El programa que revolucionó la forma de hacer televisión (son maestros del entretenimiento) parece, sin embargo, que está llevando a sus colaboradores al límite. Esa es su función y el secreto de su éxito. Trabajar allí es sufrir.

MILA XIMÉNEZ AMENAZA CON ABANDONAR

El 2 de mayo de 2018, Mila Ximénez dijo que ya no podía más.

Me estoy perdiendo una vida personal que la quiero recuperar. No me gusta lo que estoy haciendo ahora, no me gusto yo. La televisión no me importa, esto es una forma de ganar dinero. Pero no me compensa.

La gente se piensa que 'Sálvame' es su vida y no es así. Esto es una parte ínfima, solo cuatro horas.

Mila rompió a llorar. Estaba realmente angustiada pero hay que recordar que no es la primera vez que ocurre. Y no sólo hablamos de amenazas, En 2011, la colaboradora se fue unos meses tras una agria discusión con su amigo Jorge Javier Vázquez.

Mila, como visceral que es, expulsa todo lo que se le pasa por la cabeza. Ese es su gran valor como colaboradora de 'Sálvame' y por ello no podemos dar demasiado crédito a su amenaza de abandono.

LA FRASE DE MILA QUE HA ENCENDIDO TODAS LAS ALARMAS

Pero hubo una frase que la periodista dijo aquel día que nos hizo sospechar:

Me he agobiado al pensar que llevo 9 años aquí y que nos queda uno más.

¿Qué significa esto? ¿Telecinco está planeando cerrar su espacio estrella dentro de 12 meses?

¿ES BUENO PARA TELECINCO QUE 'SÁLVAME' SE CANCELE?

Por un lado, cancelar 'Sálvame' es una locura. Primero por la audiencia. Cierto es que durante el último trimestre de 2017, los datos era malos, algo que quedó patente en las Campanadas de Año Nuevo protagonizadas por varios colaboradores del programa y que fueron de las menos vistas en Telecinco durante los últimos años.

Las mentiras de Sálvame que van a terminar con el programa estrella de Telecinco

Pero ahora 'Sálvame' ha recuperado su poder de antaño. Y lo que es más importante, cancelar el programa es arrancar de cuajo uno de los pilares básicos de Telecinco.

'Sálvame' alimenta y fomenta el resto de contenidos de la casa. Es una plataforma perfecta para promocionar otros programas y a la vez sirve de fábrica de personajes con los que rellenar realities.

El show producido por la 'Fábrica de la tele' es el que marca el modelo de Telecinco. Para bien o para mal. Lo bueno que tiene es que, hoy por hoy, son únicos en ofrecer contenido del corazón en TV. No tienen competencia.

Lo malo es que Mediaset tiende siempre a agotar su fórmula del éxito y 'Sálvame' lleva mucho tiempo quemado. Y si no que se lo digan a sus colaboradores.

Pero el éxito incuestionable de 'SV2018' nos da pistas del futuro. Telecinco sigue siendo líder. Por muy amoral que sea a veces su modelo, la audiencia es soberana: aún nos queda mucha telerrealidad por delante y 'Sálvame' es el caballo de batalla de este tipo de televisión.

Pero a pesar de todo, una advertencia: Si de verdad quieren continuar, los directivos de 'Sálvame' deberían dar un nuevo giro al programa. Sus personajes, que no todos, están agotados, por lo tanto, sus tramas también. Eso sí, en el caso de Mila Ximénez, esperemos que al final no se vaya. Nadie es imprescindible pero ella es, junto a Kiko Hernández, el alma del programa.

¿Cerrará 'Sálvame'? Seguramente no. De vez en cuando amenazan con ello para dar más de qué hablar. Una simple estrategia publicitaria.