Belén Esteban.

Belén Esteban no aprende. El 14 de julio de 2018 fue la enésima vez que un micrófono abierto la deja en evidencia en directo. Sucedió en pleno ‘Sábado Deluxe', cuando la ‘princesa del pueblo' abandonó su silla inesperadamente al recibir una llamada de su hija Andrea Janeiro.

Belén Esteban intentará evitar que veamos en 2017 el rostro de Andreita que alcanza la mayoría de edad

Fue un momento ridículo e incómodo. En el ‘Deluxe' se había sentado como invitada Raquel Mosquera, quien estaba cargando contra todos los colaboradores, en especial contra Carmen Borrego, la hermana de Terelu.

De repente, Belén Esteban cogió el teléfono, se levantó de su silla y salió corriendo del plató. Lo que no se esperaba es que su micro estuviera abierto (algo lógico, por otra parte) por lo que se le escuchó decir:

¡Andrea, estoy trabajando!

A Belén le había llamado su hija, sabiendo que a esa hora tenía porgrama. Algo extraño, a priori. Por eso, Víctor Sandoval, que estaba sentado al lado de Esteban, preguntó en voz alta:

¿Qué le pasa a Belén?

Nadie sabía nada pero jugaron a la preocupación.

Belén regresó y se dio cuenta de lo que había pasado, por lo que dijo:

Que se me ha colado, ¿no?

María Patiño le preguntó preocupada:

¿Todo bien?

A lo que la colaboradora respondió con desparpajo que todo bien, que había sido una falsa alarma.