PD América

Todo parecía anticipar un suceso histórico de enorme significado dentro de la comunidad mundial de coleccionistas integrada por las distintas casas de subasta, expertos en arte y multimillonarios interesados en hacerse de una reliquia única.

Pero al parecer, las noticias alrededor de la anticipada subasta de lo que Christie's catalogó como el "certificado de nacimiento" de América no terminaron siendo del todo favorables.

Es que un mapa que presumía tener 510 años de antigüedad, convertido en el primero en la historia en nombrar al Nuevo Mundo, aparentemente no resultó ser lo que los expertos anunciaron.

Creado en 1507, el globo terráqueo en dos dimensiones impreso por el cartógrafo alemán Martin Waldseemueller se publicitó como "la pieza de escritura más antigua en la que se utiliza la palabra América", según compartió en su momento Julian Wilson, especialista del departamento literario de Christie's.

Pero para sorpresa de muchos, Christie's tuvo que retirar de subasta a la supuesta reliquia en cuestión luego de que distintos especialistas hicieran públicas sus dudas con respecto a su legitimidad.

La casa de subastas esperaba recaudar entre 800.000 y 1.2 millones de dólares una vez finalizado el remate que iba a tener lugar en Londres la semana pasada.

Pero algo le hizo sospechar a Alex Clausen, un especialista en mapas antiguos entrevistado por el periódico The New York Times que algo estaba mal con la pieza en cuestión.

"La imagen impresa era demasiado pesada o directamente le faltaban partes. Tuvimos nuestras sospechas desde el primer momento".

Según revela el NYT, en las últimas semanas tanto Clausen como otros expertos se acercaron a Christie's para alertarlos sobre las supuestas irregularidades, lo que eventualmente terminó ocasionando su retiro de subasta hasta que las dudas sobre su autenticidad sean resueltas.

"Realizamos un análisis exhaustivo y encontramos evidencia que apoya las sospechas de que una fotografía fue usada para crear una reproducción foto mecánica", compartió Wilson en nombre de Christie's.

Una versión de pared del mapa auténtico fue adquirida en 2003 por la biblioteca del Congreso de los EEUU por USD 10 millones y otras cuatro copias de la primitiva pieza de cartografía existen en museos y colecciones privadas alrededor del mundo.

El mapa original, convertido en el globo terráqueo impreso más antiguo del mundo, está diseñado para ser recortado y pegado sobre una esfera de madera.

Además, es el primero de su tipo en mostrar a Norteamérica y Sudamérica como dos continentes separados, a la vez que incluye un océano Pacífico que hasta el momento no había sido visto por ningún europeo.