PD América

Al estilo de las atroces decapitaciones de James Foley o David Haines. A cuchillo por la espalda, y tras los consabidos discursos de víctima y verdugo. Así ha asesinado el ISIS este 8 de mayo de 2017, -mientras Rusia celebraba la victoria sobre el ejército nazi-, al coronel Evgeny Petrenko, después de que en septiembre del año pasado apareciera en otro vídeo de los yihadistas, donde amenazaban con matarlo en un "mensaje al presidente de Rusia y su pueblo".

La grabación, de 12 minutos, y que ofrecemos recortada sin censura, fue difundida por las redes yihadistas, y fue realizada en Siria. Arrodillado en pleno desierto, el infortunado recita la correspondiente soflama escrita por los terroristas:

"El ISIS propuso al Gobierno ruso pagar un rescate, pero este me abandonó y dijo que no me conocía ni era ciudadano del país".

También, alerta al pueblo ruso y a los familiares de los soldados que luchan en Siria de que su Gobierno les ha mandado a "una guerra en la que fue derrotado". A los demás soldados desplegados en el país les pide que no pierdan "la valiosa oportunidad, las puertas del arrepentimiento están abiertas", en referencia a su rendición.

Si no lo hacen, se sentarán "donde estoy yo ahora", agrega.

Según el verdugo de turno, que habla ruso, el condenado había intentado infiltrarse en grupos yihadistas en el Cáucaso, Turquía y, finalmente, en Siria. Allí, habría entrado en contacto con el comandante checheno Omar al Shishani, muerto al sur de Mosul el verano pasado.

El autoproclamado Estado Islámico afirma que Petrenko era un agente del FSB, el antiguo KGB.

El narrador, antes de cortarle la cabeza y clavarle un cuchillo en el pecho, afirma:

"Este idiota creyó en las promesas de su país de que no lo abandonaría si era capturado".

El ministerio de Defensa ruso ha negado la captura de un efectivo suyo en Siria.