PD América
Guillaume Grémy y la infortunada FB

El crimen pone los pelos de punta. Émilie Hallouin, de 34 años, fue atada a las vías del tren en su trayecto por la localidad de Beauvilliers, al norte del país.

El asesino, su exmarido Guillaume Grémy, de 37 años, escogió el día del cumpleaños de la joven para acabar con su vida. De acuerdo al diario 'The Mirror', Grémy le ató las muñecas y los tobillos con una cinta aislante a las vías. Después, el agresor se suicidó al lanzarse contra un tren de alta velocidad.

«La mujer había sido atada a las vías con cinta adhesiva antes de su muerte, mientras que el cuerpo del hombre no», dijo un portavoz de la policía de Beauvilliers. Asimismo, comentó que la pareja se había separado hace tres años y que el hombre pasaba una depresión. «el hombre estaba desesperado para volver con su esposa y ella no quería», señalaron las autoridades.

Los restos de la joven fueron encontrados dispersos a lo largo de la vías y gracias a un coche que estaba estacionado cerca del suceso, se identificaron los dos cuerpos.

El fiscal Chartres, Remi Coutin, dijo que es un incidente especialmente trágico porque la pareja deja atrás un bebé de 15 meses de edad que tenían juntos.