PD América

La fiesta musulmana Eid al-Adha que se inició el viernes 1 de septiembre de 2017, se le ha atragantado a un musulmán que, a falta de un cordero o una vaca, eligió a un toro en algún recóndito lugar para celebrarlo como Alá manda, tal y como da cuenta 'Mirror'.

Con lo que no se esperaba era con que el animal no estuviera precisamente por la labor, y 'pasara' por la cuenta que le trae de la llamada Pascua Musulmana, en recuerdo del cordero que degolló Abraham como sacrificio a Dios en lugar de su propio hijo. Así, prefirió ensartarle con sus cuernos ante los gritos desgarradores de su mujer, que a lo lejos asistía a la escena. El vídeo corre por las redes como la pólvora.