PD América
"No usó preservativos y fumó marihuana y aspiró cocaína en varias ocasiones cuando abusaba de una de sus víctimas"

Los enfurecidos vecinos los barrios de Los Almendros, Sinaí, y de Sevilla Real, en el municipio colombiano del departamento del Atlántico, no se arrepienten de lo que hicieron.

Se tomaron la justicia por su mano pese a la presencia policial, y ni los disparos de los agentes para que cejaran en su actitud les hizo desistir de su determinación: matar a pedradas a Gabriel Antonio Palomino García, de 28 años, alias 'Boca de perro'.

Le acusaban de haber violado en la zona a cuatro mujeres, entre ellas a una niña de cuatro años y a una embarazada, circunstancia esta que niegan sus familiares con vehemencia. Su hermano señaló que "ni a un animal se le hace lo que a él le hicieron", y baste ver el vídeo que abre estas líneas para darle toda la razón.

La turba lo lapidó este lunes 21 de mayo de 2018, y la Fiscalía usará ahora las grabaciones como base de la investigación para judicializar a quienes le hicieron correr tamaña suerte. La policia lo únco que pudo hacer fue trasadar al presunto violador al Hospital de Barranquilla, donde falleció al poco de ingresar.

Al parecer, estaba escondido en lo profundo del monte, donde había organizado una especie de campamento donde llevaba a cabo sus ataques.

Las agredidas contaron que fueron asaltadas mientras caminaban por un camino, amenazadas con un puñal y arrastradas por el cabello hasta el monte, donde tenía su guarida.

Una de ellas fue una venezolana de 23 años, que pidió ayuda a dos vecinas tras haber sido violada, aunque las interpeladas no la hicieron el más mínimo caso al darse cuenta de su nacionalidad. Por tal motivo no denunció los hechos por temor a ser deportada.

Otra de las víctimas, de 17 años, relató a su vez que el tipo no usó preservativos "y fumó marihuana y aspiró cocaína en varias ocasiones".