PD América
Obama no pudo contener las lágrimas al final de su discurso TV

"Es bueno estar en casa. (...) Esta noche es mi turno de decir gracias".

Así empezó Barack Obama su último discurso como presidente de Estados Unidos, este martes en su natal Chicago.

El todavía mandatario habló frente de una multitud que lo esperó durante horas.

En una intervención que duro algo más de 50 minutos, el presidente saliente habló de las asignaturas pendientes que quedaron de su mandato y reivindicó varios de los logros que alcanzó en sus ocho años al frente de la Casa Blanca.

Defendió su legado como luchador contra el racismo y la discriminación, promotor de un acuerdo global frente al cambio climático y las medidas durante su mandato que permitieron el matrimonio homosexual y ampliar la cobertura sanitaria a 20 millones de personas a través de Obamacare.

El 20 de enero, Obama concluirá un mandato que se prolongó durante dos periodos, desde 2009.

En esa fecha le entregará el mando a Donand Trump, quien se impuso en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre del año pasado.

"Cuatro años más"

El discurso del mandatario fue interrumpido en un par de ocasiones por los gritos de sus seguidores que le reclamaban "cuatro años más".

"Yo no puedo hacer eso", contestó Obama con humor.

Obama evitó entrar en polémicas con sucesor y afirmó que le abrirá las puertas de la Casa Blanca al igual que George W. Bush lo hizo con él en 2008.

Incluso llegó a señalar que apoyará públicamente un nuevo programa de asistencia médica "si es demostrablemente mejor" que Obamacare.

Racismo y ataques a los musulmanes

Respecto al racismo, el presidente saliente reconoció que todavía "es una fuerza divisora" y que queda mucho por hacer.

"Todavía no estamos donde necesitamos estar. Todos nosotros tenemos mucho trabajo por hacer", afirmó el mandatario.

Asimismo, Obama afirmó estar en contra de las agresiones contra musulmanes en Estados Unidos.

"Nosotros como ciudadanos debemos permanecer vigilantes contra la agresión externa, debemos protegernos contra el debilitamiento de los valores que nos hacen ser quienes somos".

"La democracia puede tambalear cuando se entrega al miedo", concluyó Obama.