PD América
Dan Johnson. WH
Durante la última campaña electoral comparó al entonces presidente Barack Obama y a su mujer, Michelle Obama, con primates

El legislador republicano de Kentucky Dan Johnson se ha pegado un tiro frente a su coche en Mount Washington (Kentucky, EEUU). Su cuerpo ha sido hallado sin vida en la orilla de un río, cerca de un puente.

Johnson estaba siendo investigado en relación con el abuso sexual contra una adolescente. 

Dan Johnson era un polémico pastor evangélico que fue elegido a la Cámara de Representantes de Kentucky en 2016 por el partido republicano. En su campaña electoral comparó al entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la primera dama, Michelle Obama, con primates.

La víctima del supuesto abuso denunció ante las autoridades que Johnson la besó y la tocó por debajo de su ropa en una sala de la iglesia Corazón de Fuego en Louisville, Kentucky, durante la Nochevieja de 2012, cuando ella tenía 17 años y el agresor era cura de aquel establecimiento religioso, informa WDRB.

El 13 de diciembre de 2017 por la tarde Johnson escribió en su cuenta de Facebook un mensaje de despedida en el que reiteró que las acusaciones en su contra son falsas y "solo Dios sabe la verdad".

 Indicó que el trastorno de estrés postraumático iba a llevarse su vida, que no podía aguantar más.

"El cielo es mi hogar", escribió el legislador. Sin embargo, esta publicación ya no está disponible.

Lo último que pidió Johnson fue "no culpar a las personas", ya que "Satán es el acusador, así que culpen al propio diablo"; "perdonar y amar a todos, sobre todo a uno mismo" y "amar a Dios".

 Johnson estaba casado, tenía cinco hijos y nueve nietos.

Decenas de mujeres y algunos hombres alentados por el movimiento "Me too" ("Yo también") han denunciado en los últimos meses haber sido víctimas de abuso o acoso sexual.

Las acusaciones, que empezaron con el poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, han sacudido al mundo del espectáculo, la política y los medios de comunicación. Medio centenar de productores, actores, congresistas y periodistas han sido despedidos o han dimitido a raíz de las acusaciones.