PD América

Representan tan solo el 1% de la población, pero en China están más que hartos de sus desmanes, y no les pasan ni una. Los musulmanes uigures y los hui, perseguidos durante la Revolución Cultural de Mao como pocos, se han desmadrado últimamente y están protagonizando asaltos sexuales como el que nos ocupa, -grabado en una ciudad no especificada-, y en la que el protagonista se atreve incluso a intentar violar a una mujer en plena calle.

Según informan algunos medios, y tal y como puede verse en vídeo que nos ocupa, el salido musulmán está con la bragueta abierta sobre una mujer a quien ya le ha quitado las bragas, y que llora impotente hasta que se acerca un ciudadano.

 

El valiente chino, increpa así al hombre, que llega incluso a ponerse chulo y a intentar darle un puñetazo. Pero recibe lo suyo y más, quedando inconsciente en medio del asfalto hasta que llega la policía y se lo lleva detenido.

Galería de imágenes: