PD América

Las terribles escenas nos llegan desde la ciudad china de Daying, donde un iracundo sujeto se ha librado de ir a la cárcel ya que su mujer ha decido no presentar una denuncia en su contra, y eso que la había arrojado por un balcón a mala idea.

Tay y como puede verse en las imágenes, el hombre mira el móvil de su esposa, y tras comprobar un mensaje de texto, -según medios locales se dio cuenta de que le era infiel- la coge en volandas y sin pensárselo dos veces la arroja desde tal altura.

Afortunadamente, la esposa cayó sobre la maleza, y no sufrió heridas de gravedad.

Personada la policía, la víctima dijo que perdonaba a su marido, que había sido solo un mal momento, y que no iba a presentar cargos.