PD América

Las cámaras de vigilancia de una tienda de la ciudad de Houston (Texas, EE.UU.) captaron un intento de robo a mano armada que no terminó muy bien para su perpetrador.

El atracador, un joven de 22 años identificado como John Bell, entró en el establecimiento y exigió que abrieran la caja registradora. Después de que la vendedora se negara a hacerlo, el ladrón intentó abrir la caja él mismo, momento que los clientes de la tienda y la empleada aprovecharon para salir corriendo a la calle, según recoge RT.

La dependienta cerró tras de sí la puerta de la tienda, de manera que el delincuente quedó atrapado dentro. Tras algunos intentos vanos de romper la puerta, el atracador se puso de rodillas y empezó a suplicar a los transeúntes que lo perdonaran y lo dejaran salir. Sin embargo, nadie se atrevió a abrirle y fue arrestado por las fuerzas de orden. Bell fue condenado a cinco años de prisión, informan medios locales.

Fuente: RT/Leer más