PD América

No se sabe de dónde diablos salió y por qué no se quedó en casa ante tamaño despropósito, pero allí estaba: tocándose el culo como un poseso y no por vicio, sino porque tenía un juguete sexual metido hasta el fondo. (El terrorífico trío sexual de la pareja multimillonaria con una modelo).

Si es un exhibicionista a quien se le fue la mano, lo ha conseguido: su vídeo se ha hecho viral. El escenario de tan insólito suceso, acaecido durante las últimas horas, es  una gasolinera del barrio porteño de Saavedra, -intersección de las calles Crisólogo Larralde y Ricardo Balbín, para más señas-, y donde aún resuenan las carcajadas a pesar de tan penoso asunto.

El tipo, vecino de Buenos Aires -aunque en esta ocasión pocos podía soltar dada la situación- pedía socorro a grito pelado corriendo de un lado a otro, mientras los sanitarios de una ambulancia que habían sido llamados no daban crédito ante semejante escena.