PD América

Una sofocante tarde de verano en el centro de Barcelona. Es miércoles 1 de agosto de 2018 y el sol cae a plomo.

Los turistas pasean y se multiplican en el punto álgido de la ciudad condal. Las Ramblas están a tope; Plaza Cataluña, también.

Pero, a las 21:22, cuando comienza a oscurecer, todo cambia: una simple discusión y no sobre precios y calidades sino por algo tan elemental como respeto y educación, entre un grupo de manteros subsaharianos y un viajero norteamericano, desemboca en una bestial agresión.

Los agresores, cinturón en mano y a hebillazos, los manteros a los que tanto miman la antisistema Ada Colau y los compinches de la aldesa.

La vístima, el turista estadounidense, según recoge David López Frías en El Español.

Todo pasó por un carrito de bebé. La trifulca estalla cuando una mujer, de nacionalidad española, intenta pasar cerca de los puestos de los manteros con un carro.

Como no puedo atravesar la zona, porque tienen el cueslo copado, pide a los vendedores que le dejaran espacio. Y los subsaharianos, contrariados, comienzana discutir con la mujer.

Las palabras van en aumento, tanto en tono como en volumne. Los paseantes que saturan la Plaza Cataluña no dan crédito.

 Un grupo de 10 turistas norteamericanos -4 adultos y 6 menores- cruza por la plaza, frente al icónico Café Zurich barcelonés, en aquel instante. Uno de ellos se detiene y se acerca a los manteros para ayudar a la mujer. Su intromisión cabrea como fieras a los subsaharianos.

Enel vídeo, grabado por una testigo ocasional, se aprecia cómo uno de los manteros ataca a cinturonazos al turista, que solo trataba de ayudar a la señora. La mujer del agredido también recibió algunos golpes.

El turista, de 51 años, sale corriendo. Pero los latigazos con el cinturón le afectaron gravemente en la femoral, con un corte, y en la cabeza, por el impacto de la hebilla.

Perdió un litro de sangre y tuvo que ser rápidamente ingresado en el Hospital Clínico de Barcelona. Su estado era grave, pero no se temió por su vida en ningún momento. Este jueves ya había sido dado de alta.